Cuando la novela histórica se cruza con la ciencia ficción: «Eifelheim», de Michael F. Flynn

Portada de Eifelheim, de Michael F. Flynn

Imagínate una aldea alemana en plena Edad Media: un triste poblacho perdido en la Selva Negra, dominado por el noble de turno, con su sacerdote, su herrero, su molinero, sus siervos...

Ahora imagínate que estás en 1348. Sí, el año de la Peste Negra, la que se llevó por delante, según las estimaciones más conservadoras, al 30% de la población europea. Y que vives con el miedo al contagio (o al castigo divino) cerrándote los esfínteres día y noche. Rezando, probablemente. Pensando en aquella vez que estafaste al cura en el cobro del diezmo. Pensando que dios te va a castigar por tan grave ofensa.

Imagínate que un día oyes un gran estruendo, una explosión tan brutal que solo puede tener una explicación: se han abierto las entrañas de la Tierra y los demonios infernales de la Peste van a salir por la brecha para devorarte.

Y entonces los ves. Y compruebas que tenías razón: dios te está castigando. Los demonios son unos bichos de aspecto repulsivo, como insectos gigantes, las criaturas más extrañas que jamás imaginaste ver. Tú no lo sabes, pero son seres de otro planeta, cuya nave espacial acaba de aterrizar en tu aldea...

Este es el comienzo de la magnífica Eifelheim, de Michael Flynn, obra ganadora del Premio Robert A. Heinlein en 2003. Un inicio clásico para una obra de ciencia ficción, la historia del primer contacto humano con una inteligencia extraterrestre. Y, sin embargo, créeme, está plenamente justificado que la reseñe en este bloc de novela histórica...

Añadir un comentario

Leer más...

Las mejores novelas históricas según los lectores

Las mejores novelas históricas según los lectores, portada

Lo de hoy te lo debía. Especialmente a ti, que visitas este bloc a menudo. (Los motivos por lo que lo haces son cosa tuya, que hay cosas que es mejor no preguntar. Aunque ya imagino que es porque mi hermosa barba te parece muy sexy y no puedes vivir sin tu dosis semanal de sabiduría histórica. Pero no te preocupes, que peor es leer las esquelas del periódico y mi madre lo hace todos los días. Para organizar su vida social, dice).

Ya me he liado. A lo que iba. Como sabes, en los últimos meses he publicado varias entradas sobre mis novelas históricas preferidas o las favoritas de los autores de ficción histórica. Te han encantado, lo sé. Pero, ¿y tú qué? Si tuvieras que elegir solo una, la que te parece mejor, ¿cuál sería?

¿Cuál es tu novela histórica favorita, esa que te asombró, te dejó turulato, te descubrió un mundo nuevo, te sedujo, te fascinó e hizo que se te quemara la paella y no te durmieras hasta las tantas de la madrugada? 

Eso es exactamente lo que pregunté en mi página de Facebook hace unas semanas. Hubo respuestas para todo. Algunas con las que coincido plenamente, otras que me dejaron bastante sorprendido e incluso una o dos que no comparto ni a la fuerza. Pero en la variedad está la gracia, y lo de que haya gustos para todo es algo que los escritores agradecemos un montón. Y si no que se lo digan a este.

¿Quieres saber cuáles son las novelas históricas preferidas por los lectores? Pues adelante... Eso sí: el orden es completamente aleatorio. (¡Y muchísimas gracias a cuantos habéis respondido a mi llamada de auxilio pregunta en la red!).

Añadir un comentario

Leer más...

Novela histórica española: tesoros escondidos y dónde encontrarlos (3)

NOvela histórica española: tesoros escondidos y dónde encontrarlos 3

Te voy a contar un secreto: no, los libros buenos no triunfan necesariamente. Parece obvio, pero no lo es. En alguna recóndita parte de nuestro cerebro se esconde la errónea creencia de que si un libro (o una película, o una canción, o una pintura, o...) es suficientemente bueno, tarde o temprano terminará por abrirse paso hasta los lectores. Que terminará siendo reconocido. Que llegará a nuestras manos ávidas de calidad.

Ja. Digo, me temo que no es así. Al contrario, cada vez resulta más difícil que sea así. Ni el boca a oreja ni las redes sociales garantizan nada, y eso es debido sobre todo a dos motivos: a la superabundancia de títulos (vivimos en la época de la historia en la que más obras se publican, tanto de forma independiente como de forma tradicional) y a que las grandes editoriales (que son las que acaparan los limitados espacios de los escaparates y las mesas de novedades de las librerías físicas y las reseñas de las revistas de crítica literaria) arriesgan cada vez menos.

La crisis económica ha sido mortal para la calidad y la variedad literaria. Las editoriales (insisto, las grandes, porque las pequeñas y las independientes están publicando cosas interesantísimas... pero no tienen capacidad para llegar a muchos lectores) han renunciado a la búsqueda de nuevas voces. Apuestan por lo seguro, el autor de la casa, el que ya ha vendido antes, o por el tema escandaloso, al margen de la calidad. A las pruebas me remito.

Pero ahí, perdidos en las estanterías de muchas librerías físicas y digitales, hay obras que son verdaderos tesoros. Novelas que se merecen una segunda (o una primera) oportunidad. Libros de calidad sobresaliente que harían las delicias de miles de lectores.

Hace unos meses te descubría algunos de mis tesoros literarios escondidos, y este verano le pedí a David Yagüe, bloguero y escritor, que nos desvelara sus más preciados tesoros escondidos. En esta ocasión he arrinconado a Eva María Martín, la responsable del magnífico blog La historia en mis libros (del que ya os he hablado en esta entrada), para que me revelara dónde se esconden sus novelas históricas preferidas. Os dejo con sus palabras...

Añadir un comentario

Leer más...

«La cajita de rapé», de Javier Alonso García-Pozuelo: un sugerente viaje al Madrid del siglo XIX

Portada de La cajita de rapé, de Javier Alonso García-PozueloA veces no entras en la lectura por la puerta adecuada. O con el estado de ánimo preciso. Puede ser que vengas de una novela de acción trepidante y te encuentres con un texto reflexivo, o que estés buscando serenidad y te enfrentes a una historia que te plantea preguntas incómodas. Y es estupendo que pasen esas cosas, porque son una prueba de fuego para evaluar la calidad del libro que tienes entre manos.

La magia de la literatura es esa: es capaz de romper tus esquemas y retorcer tus expectativas mientras despierta otras nuevas. Es capaz de sumergirte en un mundo insospechado, hacerte vivir en él y, en el proceso, ofrecer nuevas perspectivas y sembrar nuevas ideas. Porque la verdadera literatura, afortunadamente, siempre te atrapa.

Confieso que empecé a leer La cajita de rapé, de Javier Alonso García-Pozuelo, sin demasiadas ganas. Ni el título ni la portada me atraían demasiado, y ya sabes que los libros, como tantas cosas, entran a menudo primero por los ojos. Al final, el que se tratara de la primera novela de Javier y que estuviera ambientada en el poco tratado siglo XIX terminó por convencerme. Qué narices, hay que explorar nuevos territorios...

Añadir un comentario

Leer más...

«El infiel», de David Ball: una adictiva novela histórica de aventuras

Portada de El infiel, de David Ball

Aunque creas que eres tú quien elige los libros que lees, no te hagas ilusiones, me temo que es justo lo contrario: son los libros los que te eligen a ti.

Que sí, piénsalo un poco: ¿cuántas veces te has descubierto leyendo un libro inesperado, de esos que que no entraban en tus planes... y que te está encantando?

Pues eso es lo que me ha pasado con este El infiel, de David Ball. No entraba en mis planes. No conocía al autor; no había oído hablar del libro; la portada me deja bastante frío; la época en la que se inicia, la guerra franco-prusiana de 1870, pues ni fu ni fa; y tengo algo así como un millón y medio de libros, tirando por lo bajo,, mejor posicionados que él en la pila de pendientes.

Así que, ¿por qué iba a darle una oportunidad y concederle el privilegio de saltar hasta el primer puesto?

Pues por eso: porque son los libros los que nos eligen, y no al revés. Así que no te resistas más y déjate llevar. Por ejemplo, hasta aquí.

Menos mal que mi sexto sentido libresco es más listo que yo, porque anda que no he tirado la pasta veces y más veces en libros que estaba seguro que me iban a encantar y resultaron infumables (y lo peor no es la pasta tirada, es que diez o veinte años después siguen ahí, en la estantería, guiñándote el ojo con recochineo cada vez que pasas por delante. Solo por eso, ¡qué gran invento son los libros digitales!).

Vale, me concentro.

Añadir un comentario

Leer más...