Esto sí que lo cambia todo

-

Portada de Esto lo cambia todoNo sé qué me pasa últimamente, que cada vez me cuesta más encontrar novelas que me fascinen (con una excepción de la que, desafortunadamente, todavía no puedo hablar, pues no ha sido publicada, me la ha enviado su autor para que le diera mi opinión... y es excelente: ojalá la podáis leer pronto). No hablo de que me gusten, afortunadamente hay muchas historias que siguen haciéndolo, sino de que me atrapen, que se queden a vivir conmigo tras terminar la última página. Sin embargo, me ocurre lo contrario con los ensayos, los libros de historia y los de divulgación: en esos casos estoy siendo muy afortunado. Y uno de los casos más claros es Esto lo cambia todo, de Naomi Klein. Por si no os suena, os dejo con la sinopsis:

Esto lo cambia todo es una brillante explicación de las razones por las que la crisis climática nos desafía a abandonar definitivamente la ideología de «libre mercado», a reestructurar la economía global y a rehacer nuestros sistemas políticos. En este libro, Naomi Klein sostiene que el cambio climático es una alerta que nos obliga a replantearnos nuestro actual modelo económico, ya fracasado en muchos aspectos, y defiende que la reducción masiva de emisiones de gases de efecto invernadero es la única oportunidad de acortar las enormes desigualdades económicas, replantear nuestras democracias fracturadas y reconstruir las economías locales.

Por una vez, la sinopsis no miente: se trata de un análisis tan clarificador como exhaustivo (y absorbente) de lo que está pasando en el mundo en este mismo instante. De lo que nos estamos jugando con el cambio climático y de la profunda imbricación entre el negacionismo climático y el neoliberalismo. Es en este punto en el que radica su gran originalidad: en que ofrece una visión no reduccionista y presenta un marco global que explica tanto el cambio climático y sus consecuencias como la crisis económica, el incremento de las desigualdades económicas y sociales y la proliferación de movimientos de protesta por todo el planeta. Y lo hace, además, apoyándose en miles de datos y en multitud de ejemplos. Pero Klein no se queda en la denuncia (y no denuncia solo a los políticos a a las empresas, también a muchas organizaciones ecologistas), sino que deja un mensaje positivo, analiza las victorias de la lucha contra el cambio climático (y social) y propone vías de salida del agujero en el que estamos metidos.

Un libro imprescindible, de capital importancia para entender nuestro mundo. Y me atrevo a asegurar algo más: se trata de uno de esos raros libros que pasarán a la historia del pensamiento por su capacidad transformadora. Porque, en efecto, su mensaje lo cambia todo. 

¿COMPARTES?

¿Te gusta lo que acabas de leer? Haz clic aquí para recibir las próximas entradas y novedades en tu correo. Y, como regalo de bienvenida, podrás descargarte mi novela El bando perdedor.