Novela histórica española: tesoros escondidos y dónde encontrarlos

-

Novela histórica española: tesoros escondidos y dónde encontrarlos

Hace una década, en la casa común de la novela histórica española dabas una palmada y se escuchaba el eco. Hoy parece una colmena en primavera, repleta de gordos zánganos, excitadas larvas asomándose por primera vez al exterior, mucha laboriosa abeja cargada de miel y alguna que otra reinona que no para de bostezar (y no, no miro para nadie...).

Sí, la novela histórica española está de moda: vivimos una verdadera eclosión de autores patrios. Lo cual está muy bien, aunque nos obligue a hacernos sitio a codazos: nos reconocemos en las ferias por los moratones en los ojos y las marcas de dientes en los brazos. Tantos somos que, por mucho que te apasione el género, resulta imposible seguirnos la pista, cuánto más leernos, especialmente con todo esto de la autopublicación y la erupción de pequeñas editoriales (y lo de erupción no va con segundas. Creo).

A estas alturas supongo que ya te habrás dado cuenta de que las grandes editoriales no tienen la exclusiva de la calidad (y si lo acabas de descubrir, no te preocupes: es como lo de los Reyes Magos, una decepción al enterarte pero una liberación después, cuando te das cuenta de que tus padres son mucho más manipulables que los reyes esos de marrras). De hecho, las grandes editoriales apuestan cada vez con más frecuencia por obras claramente mediocres pero que consideran «populares», lo que en su boca significa «estilo muy sencillo y rápido de leer» (y estoy citando textualmente a alguien muy relacionado con estas editoriales). No voy a hacer sangre, que me desmayo.

El caso es que, con este panorama, para encontrar tesoros hay que llenarse las manos de tierra. Buscar, catar, hurgar en la web como si estuvieras excavando en busca de un manantial, visitar las webs de editoriales-suspiro (sí, las que duran un ídem), visitar blogs de autores, foros, recomendadores (¡Ah, espera, que ahora se llaman influencers!), arriesgarte a comprar esta o aquella y esperar que la Fuerza te Acompañe (ups, ya me ha salido la estrellita que llevo dentro. Sorry).

O no. También puedes evitar todo eso: basta que tengas la suerte de encontrarte con un tipo tan majete como yo (eso dice mi madre, te lo juro, a saber dónde tiene la cabeza) que, por la módica cantidad de... digo, por tu cara bonita, esté dispuesto a desvelarte sus tesoros más escondidos y ahorrarte el curre. Si es que soy un cielo, de verdad. Así pues, ¿quieres descubrir mis secretos históricos mejor guardados, esas pequeñas joyas escondidas que muy pocos afortunados conocen y que no deberías perderte? Adelante, no te cortes. (Es un aviso, que hay libros que tienen un filo endiablado).

  Portada de novela historica Ajaja Lyones por una niña me muero en Castaj

¡Ajajá, Lyonés, por una niña me muero en Castaj!, de Joaquín Copeiro

El capitán Roque el Extremeño y su amigo Lyonés, feroces piratas, recorren el Caribe allá por la segunda mitad del siglo XVII en busca de un tesoro, entre sangrientas confrontaciones contra enemigos formidables, sean estos corsarios ingleses, barcos negreros o galeones españoles; el problema surge cuando el amor se cruza en sus caminos y lo enreda todo...

Hay que ver. Joaquín Copeiro es un profesor de Lengua y Literatura extremeño que vive en Toledo. A cientos de kilómetros del mar. Y, sin embargo, transpira agua salada por todos sus poros. Como también literatura, que por algo se dedica a enseñarla. Descubrí esta pequeña novela (apenas 187 páginas en su edición de la Colección Nostromo de la Editorial Juventud) de pura casualidad, rebuscando en una librería algo relacionado con el mar. La abrí, leí las primeras líneas... y no tuve más remedio que llevármela para casa. 

No, no es una novela juvenil, aunque se puede leer a cualquier edad. No, no es una novela de humor, aunque tiene fragmentos muy divertidos. No, no es una novela clásica de aventuras, aunque está repleta de homenajes y guiños literarios. Es una delicia para degustar de una sentada, dejándose llevar por el bamboleo de las olas en una barca frente a la playa. Es una obra lúcida, ingeniosa, repleta de juegos, brillante y muy entretenida que te hará pasar una tarde de lujo. Que no en vano es la ganadora del I Premio Literario Nostromo, dedicado a las obras literarias relacionadas con el mar.

 

¿Dónde encontrarla? 

Como los verdaderos tesoros, este no se puede encontrar en cualquier sitio... pues lleva años agotado (la edición original es de 1997). Sin embargo, como todo buen pirata sabe, siempre hay cuevas e islas abandonadas donde buscar. Basta echar un vistazo rápido a una de esas cuevas, Iberlibro, para hacerse con un ejemplar (y a muy buen precio, además).  

¿Dónde se esconde su autor?

Su guarida en la red

Su refugio en Twitter

 


 

Libertalia, de Teresa Sopeña

Noche de difuntos de 1728. En un caserón solitario de la costa de Nueva Inglaterra, el anciano Thomas Tew, famoso capitán pirata a quien todas las crónicas dan por muerto en una acción de abordaje en los mares de Arabia, recibe la visita de un extranjero, Agag Riddilimpore, oriundo de Badagara, que dice ser hijo natural del capitán Misson, el que fuera fundador de la mítica república de Libertalia…

Esta que tienes en tus manos, lector, es la historia de una búsqueda. Es, también, la historia de una utopía y de los grandes viajes y aventuras que corrieron sus fundadores. Pero es, sobre todo, el sueño libertario de un puñado de hombres, piratas, que creyeron firmemente en la posibilidad de hacer de su mundo un mundo mejor: libre, justo, igualitario, fraternal y tolerante.

Parece que tengo el día de piratas, pero sigue leyendo que merece la pena. Hace unos años estaba yo persiguiendo una historia que me apetecía mucho contar, la de la República pirata de Libertalia, en Madagascar, cuando me topé de golpe con este libro. Editado por una pequeña editorial y sin mucha distribución, me dejé llevar por mis prejuicios y supuse que no habría por dónde cogerlo, que probablemente estaría mal escrito o no conseguiría transmitir la historia de Libertalia con la fuerza que la gesta requería. Lo pedí por correo para comprobarlo, no fuera a meter la pata, y en cuanto llegó me puse con él.

Y entonces empecé a pensar en la madre que parió a Teresa Sopeña, la autora, una aragonesa licenciada en Historia que tiene un buen puñado de libros publicados. No por nada, que no le tengo tirria a la pobre madre, que ha parido a una estupenda escritora capaz de contar una historia épica con emoción y profundidad (¡al mismo tiempo, ya le vale, que mira que es complicado!) y de dar vida a personajes tan alejados de su vida diaria (presumiblemente, vete tú a saber) como unos temibles piratas del siglo XVIII. Libertalia es una narración que seduce, la búsqueda de un padre y la persecución de un sueño de libertad. Si la historia en sí ya es fascinante, la novela de Teresa Sopeña la viste de gala. Lo único malo: que debido a ello te has quedado sin que yo te cuente la historia. Para qué mi¡olestarse. (No, no le hagas un escrache a la pobre Teresa, que no se lo merece...). 

 

¿Dónde encontrarla?

Que yo sepa está a la venta en digital en Amazon y en papel en La Casa del Libro. Pero si buscas por la red encontrarás más sitios, seguro. Para que puedas elegir.

Una reseña

No soy el único en conocer este tesoro escondido, aquí tenéis otro que sabe lo que se dice.

¿Dónde se esconde su autora?

Su blog Leolo 

Su página República de Libertalia

 


Portada de la novela historica Ardashir, rey de Persia, olalla Garcia

Ardashir, rey de Persia, de Olalla García

Abursam es un muchacho predestinado a consagrarse a los deberes religiosos de la casta sacerdotal, pero un encuentro inesperado trastocará su vida para siempre, arrastrándolo al servicio del joven aristócrata Ardashir y, junto con él, a los peligros imprevisibles de la vida palaciega. Su prestigio en la corte se ve progresivamente consolidado gracias a su habilidad y a los éxitos sucesivos de su señor y protector. Pero su posición le granjea también ataques despiadados por parte de enemigos poderosos. Y, sobre todo, le obliga a pagar un precio elevado en su vida personal y, en ocasiones a sacrificar a las mujeres a las que más ama.

Cambio radical de tercio, pasamos de la piratería de los siglos XVII y XVIII a la Persia del siglo III. Y con una novela que para mí tiene un significado especial: salió en la misma colección y el mismo año que La cruz de ceniza, en el por entonces recién creado sello Suma de Letras. Me la enviaron de la editorial (ni siquiera tuve que llorarles mucho, qué majos) y me la devoré con la sensación de que era muy diferente a lo que por entonces se publicaba de novela histórica española. Al menos, lo que yo leía, que era mucho. Diferente por el período histórico, entonces casi desconocido (salvando títulos no españoles como el magnífico El Asirio, aunque se ambienta siete siglos antes, del que hablo en Mis 15 novelas históricas imprescindibles), y diferente también por la precisa documentación y el rigor histórico. Pero, sobre todo, Ardashir me enganchó por el ritmo y la prosa de Olalla, capaz de transmitir autenticidad y de meterte la narración dentro de la cabeza. Una novela muy destacable que, lamentablemente, o al menos esa es mi impresión, ha pasado más desapercibida de lo que se merece. Ya, lo sé: nos pasa a muchos. Ejem.

 

¿Dónde encontrarla?

Aunque la novela ya está descatalogada, todavía la puedes encontrar en la red en bastantes lugares. Por ejemplo en versión digital en Amazon o en papel, de segunda mano (y a muy buen precio, que es un tocho de tapa dura y 750 páginas) en La Casa del Libro. Pero date prisa, que se acaban...

Una reseña

En este caso de Arthistoria. Ya tiene unos añitos, pero esa es una de las ventajas de las novelas históricas, que por ellas no pasan los años (aunque por sus autores, desgraciadamente, sí).

¿Dónde se esconde su autora?

Su página web personal

Su escondrijo en Facebook

 


Portada de la novela historica Los ultimos dias del Imperio Celeste de David Yague

Los últimos días del imperio celeste, de David Yagüe

China, 1900. Un calor asfixiante parece anunciar el fuego de la guerra en el norte del país. Una sociedad secreta, los boxers, amenaza con acabar con todos los extranjeros de la región y ante la pasividad de la corte manchú y la incredulidad de las potencias occidentales.

En Pekín, un español veterano de la guerra de Filipinas y el hijo de un comerciante inglés se ven envueltos en un extraño robo de antigüedades. Mientras tanto, un matrimonio de misioneros británicos sufre el horror de la guerra en una apartada aldea y un mandarín chino caído en desgracia tiene que aceptar una misión imposible al servicio de sus acérrimos enemigos de la corte imperial junto a un aterrador bóxer de rostro deformado.

Los destinos de estos personajes se cruzarán en una trepidante historia de aventuras, de lealtad y ambición, amor y traición, en aquel tórrido y sangriento verano de 1900, en el que el mundo entero contuvo el aliento con la vista puesta en China.

Otra novela que no ha tenido, que yo sepa, el recorrido que se merece. Y con doble mérito, porque en este caso a la calidad literaria se une la recreación de un período muy poco conocido (por estos lares al menos) de la historia: la China de principios del siglo XIX, en lucha contra la cada vez mayor injerencia occidental. Una novela histórica que se lee del tirón y que atrapa por el ambiente exótico, la trama bien urdida y su ritmo trepidante, que nos acerca a la rebelión de los boxers, al imperialismo occidental y a la resistencia de una cultura milenaria que asistía con incredulidad a su descomposición interna. Un autor para tener en cuenta. Avisado quedas.

 

¿Dónde encontrarla?

Los últimos días del imperio celeste fue publicada por Roca Editorial. Puedes encontrarla en la página de la editorial en papel y ebook y también en Amazon, en digital, tapa dura y tapa blanda. Que por opciones no sea.

Una reseña

Los chicos de La Novela Antihistórica, que saben mucho de novela y de historia, la ponen muy bien. Por algo será.

¿Dónde se esconde su autor?

Su blog XX Siglos

Su cueva en Facebook

Su Twitter

 


Portada de la novela El criado de VElazquez de Juan Manuel Sainz Peña

El criado de Velázquez, de Juan Manuel Sainz Peña

En 1631, el hombre más poderoso de la tierra, Felipe IV, encarga a su pintor de cámara, Diego Velázquez, un crucificado que alivie su atormentada conciencia tras una fallida noche de lujuria en el convento de San Plácido, donde ha estado a punto de yacer con una novicia. Pocas semanas después de la visita al estudio del artista, y mientras el cuadro va tomando forma, varios pintores al servicio del monarca son brutalmente asesinados sin que haya pista alguna que justifique los crímenes.

La singular pareja formada por el alguacil mayor, Custodio Espinoza, y su ayudante, el corchete Parmenio Bablia, es la encargada de tratar de resolver un caso que tiene aterrorizada a la Corte. Mientras, en Madrid crece el rumor de la existencia de una extraña criatura que es vista siempre momentos antes de que los asesinatos se produzcan.

De Juan Manuel Sainz Peña ya te he hablado (con insana y babosa envidia) en esta página más de una vez, por ejemplo cuando desvariaba sobre Este jodido y maravilloso oficio de escritor, y él mismo ha tenido la imprudencia, digo la amabilidad, de visitarnos en este blog para desvelar Todo lo que no ves cuando lees novela histórica.

Hoy toca hablar de la absorbente mezcla de novela histórica y novela negra que es El criado de Velázquez. Por supuesto, siendo quien es el autor (uno de los tipos más premiados del universo mundo y aledaños), esta novela también es ganadora, en concreto del V Certamen de Novela Ciudad de Almería. Y es que estamos ante una historia perfectamente documentada y una narración intensa que nos desvela los secretos (y los tugurios) del Madrid de los Austrias y del ambiente pictórico del momento. Sin embargo, más allá de la historia narrada, lo que más me engancha de Juan Manuel es su capacidad para crear atmósferas y meter al lector en el texto de un plumazo, sin descripciones plúmbeas ni excesos retóricos. Eso, lo sabes, es dominar la escritura.

Si te estás preguntando cómo es posible que no conozcas a un autor tan premiado con Juan Manuel, te lo explico: tiene tan mala suerte con la distribución de sus libros como buena mano para ganar premios (y lleva ya unos setenta o así). Por ejemplo: ¿cómo es posible que un libro como este no se pueda encontrar en las librerías, ni físicas ni digitales, ni siquiera en Amazon? Pues porque la editorial que lo editó, Aldevara, es un completo desatre. Menos mal que aquí estoy yo para dártelo a conocer.

 

¿Dónde encontrarla?

Me temo que solo en la página de la editorial Aldevara y en alguna que otra cueva como Iberlibro. Eso sí, a un precio muy decente...

Una reseña

Os dejo con el Grupo Reseñas Literarias. Que imagino que supones a qué se dedican. (En efecto, a la cría de salmones en cautividad, lo has adivinado).

¿Dónde se esconde su autor?

Su página de Facebook

 


 

Y hasta aquí por hoy. No son los únicos tesoros escondidos que he encontrado, hay muchos otros... pero tendrás que esperar hasta una próxima entrega, porque llevo tres horas pegado a la silla y se me está quedando el culo plano. Además, tengo que darte tiempo para que saborees estos manjares, ¿no?

 

Pero espera, no te vayas todavía. Dime, ¿conocías alguna de estas obras? ¿Y otras, de autores españoles y poco reconocidas? Pórtate bien y compártelas conmigo, que estamos en confianza. Justo aquí abajo, donde pone comentarios, que me huelo que es justo para eso, para comentar...

¿COMPARTES?

También te interesará

Las mejores novelas históricas según los lectores

Mis 15 novelas históricas imprescindibles

«Cada libro en su lugar», nuevo videoblog para viajar al escenario de nuestras lecturas

¿Te gusta lo que acabas de leer? Haz clic aquí para recibir las próximas entradas y novedades en tu correo. Y, como regalo de bienvenida, podrás descargarte mi novela El bando perdedor.