«El infiel», de David Ball: una adictiva novela histórica de aventuras

-

Portada de El infiel, de David Ball

Aunque creas que eres tú quien elige los libros que lees, no te hagas ilusiones, me temo que es justo lo contrario: son los libros los que te eligen a ti.

Que sí, piénsalo un poco: ¿cuántas veces te has descubierto leyendo un libro inesperado, de esos que que no entraban en tus planes... y que te está encantando?

Pues eso es lo que me ha pasado con este El infiel, de David Ball. No entraba en mis planes. No conocía al autor; no había oído hablar del libro; la portada me deja bastante frío; la época en la que se inicia, la guerra franco-prusiana de 1870, pues ni fu ni fa; y tengo algo así como un millón y medio de libros, tirando por lo bajo,, mejor posicionados que él en la pila de pendientes.

Así que, ¿por qué iba a darle una oportunidad y concederle el privilegio de saltar hasta el primer puesto?

Pues por eso: porque son los libros los que nos eligen, y no al revés. Así que no te resistas más y déjate llevar. Por ejemplo, hasta aquí.

Menos mal que mi sexto sentido libresco es más listo que yo, porque anda que no he tirado la pasta veces y más veces en libros que estaba seguro que me iban a encantar y resultaron infumables (y lo peor no es la pasta tirada, es que diez o veinte años después siguen ahí, en la estantería, guiñándote el ojo con recochineo cada vez que pasas por delante. Solo por eso, ¡qué gran invento son los libros digitales!).

Vale, me concentro.

Menos mal, decía, que mi sexto sentido libresco funciona. Y muy bien, parece, porque esta novela es una delicia desde la primera página.

La acción comienza en las afueras de París, allá por 1866, con una cacería. En ella conoceremos a dos primos, Moussa y Paul, por entonces todavía unos niños, que se convertirán en los principales protagonistas de la novela.

A través de sus ojos veremos la guerra franco-prusiana, el sitio de París, la derrota y la humillación francesa, viajaremos al Sáhara y conoceremos la vida y las costumbres de las tribus tuareg del desierto y los primeros intentos de los franceses por adentrarse en ese territorio y asistiremos al brutal enfrentamiento entre dos mundos: el de las potencias imperialistas europeas y las tribus tuareg del Sáhara. Sin parar.

El infiel es una sólida, entretenida y bien documentada novela histórica, pero es mucho más: es una magnífica novela de aventuras, de esas que mantienen al lector pegado a la página y despierto hasta altas horas de la madrugada.

David Ball atrapa con la acción y las vueltas de tuerca de la trama, pero seduce con la precisión con la que es capaz de meterse en la cabeza y en el corazón de sus personajes y desvelar sus sentimientos y motivaciones ocultas.

Me han encantado los dos protagonistas, especialmente en su versión infantil: cómo se van tejiendo las relaciones entre ambos, cómo el autor atrapa en un puñado de palabras la esencia de la niñez, el ansia de aventura, la frustración de enfrentarse a adultos fanáticos y manipuladores, la ilusión y la fe infinita en el futuro y el deseo de crecer para adentrarse en el inmenso mundo, repleto de posibilidades. 

El resultado es una novela adictiva, rebosante de interés, en la que se mezclan dos mundos igualmente seductores, el París revolucionario de la Comuna instaurada tras la derrota de Francia frente a Alemania y el exótico mundo de las tribus nómadas que, hasta hace muy poco tiempo, dominaban las vastas rutas del Sáhara, los tuareg, unas gentes orgullosas e independientes que todavía hoy se resisten con uñas y dientes a la destrucción de su tradicional forma de vida.

Lo único que no entiendo es cómo es posible que esta novela no sea más conocida. Una confirmación más de que, al cabo, lo que se impone es lo que se publicita, y no lo mejor.

Menos mal que estoy al tanto para advertirte de lo que bajo ningún concepto debes dejar pasar. Si te gusta la historia y la aventura, no lo hagas. De verdad. Esta es de las que vas a recordar. Palabra de Fran.

 


 

Vale, yo estoy atento, pero tampoco me molestaré si me sugieres alguna otra novela histórica de aventuras que te haya encantado, y así la disfruto yo también. ¿Te animas?

 

¡Espera, no te vayas todavía!¿Te ha interesado este artículo? Un poco más abajo puedes registrarte para recibir las próximas entradas y novedades en tu correo. Un boletín cada 15 días cargado de cosas interesantes. ¡Palabra de escritor! 

 

¿COMPARTES?

También te interesará

The son, una magnífica serie histórica sobre el Salvaje Oeste

Todo lo que no ves cuando lees novela histórica

Las mejores series de novelas históricas: «Las aventuras navales de Alan Lewrie», de Dewey Lambdin

¿Te gusta lo que acabas de leer? Haz clic aquí para recibir las próximas entradas y novedades en tu correo. Y, como regalo de bienvenida, podrás descargarte mi novela El bando perdedor.