Novela histórica española: tesoros escondidos y dónde encontrarlos (5)

-

Novela historica espanola tesoros escondidos y donde encontrarlos 5

Ahí afuera, perdidas en la marea de libros que se publican cada año, hay un buen puñado de novelas históricas españolas que acumulan méritos sobrados para estar en boca de todos. Historias de indiscutible calidad a las que el mercado y la voracidad de las novedades no han dado tiempo para llegar a más lectores pero que, sin duda, los merecen.

¿Quiénes mejor que los blogueros literarios, esas curiosas criaturas de curtidas papilas gustativas, para descubrirnos tesoros literarios escondidos?

Por eso, en cada nueva entrega pongo contra las cuerdas a un bloguero y le obligo (con refinadísimas técnicas de tortura que, no insistas, no te voy a desvelar) a que me cuente qué novelas históricas poco conocidas le han parecido realmente buenas y cree que merecen ser mucho más leídas...  

Por si te las has perdido, estas son las entregas anteriores:

Mis propios tesoros escondidos

 Los tesoros de David Yagüe, del blog «XX siglos»

 Los tesoros de Eva María Martín, de «La historia en mis libros»

 Los tesoros de Francisco Portela, de «Un lector indiscreto»

 

En esta ocasión he arrinconado a Xavier Beltrán, el responsable del interesantísimo blog «Tras la lluvia literaria», en el que podréis encontrar reseñas de novela histórica y de otros muchos géneros.

Xavier no me ha aguantado ni dos asaltos: nada más acercarle el hierro al rojo vivo a la piel se ha puesto a cantar La Traviata. Y no se le da nada mal...

Os dejo con sus confesiones.

Los tesoros escondidos de Xavier Beltrán

Portada de El eunuco del Rey

El eunuco del Rey, de Vicenta Márquez de la Plata

En el siglo XI, la Península se encuentra dividida entre reinos cristianos y moros. Estos últimos pagan una taifa a los primeros para evitar ataques. Casi todos los reinos cristianos se encuentran bajo el poder del rey Sancho y, al morir este, cada hijo es nombrado soberano de un territorio: Navarra para García, Aragón para Ramiro, Castilla para Fernando y el Sobrarbe para Gonzalo.

En Pajares, una flecha acaba con la vida del viejo monarca y sus hijos arrasan Campomanes como venganza por el regicidio. Alexania, una vieja medio bruja, lanza sobre ellos una terrible maldición que irá acabando uno por uno con todos aquellos que tuvieron algo que ver con esa matanza.

 

Lo que nos dice Xavier de la novela

«Si una novela se acerca a las 700 páginas, más le vale llevar impreso un buen ritmo para que uno mantenga el interés en todo momento. En este novelón histórico no solo es así, sino que nos embarcamos en un vívido viaje al siglo XI del rey Sancho el Grande plagado de descripciones tan detalladas que es imposible no verse en la época junto a los personajes. Con un desarrollo y un desenlace de los que se clavan en el corazón, el libro hace las veces de una amenísima clase de historia que nos recuerda cuán emocionante es el ayer que compartimos los españoles».


Portada de La herencia de la tierra, de Andres Vidal

La herencia de la tierra, de Andrés Vidal


En la convulsa España del siglo XIX, un hombre, Rosendo Roca, se niega a aceptar su destino y se plantea la arriesgada apuesta que condicionará toda su vida. En su empeño por salir adelante, tendrá que lidiar con la aristocracia, la tradición, las guerras, la enfermedad y el proletariado, con las contradicciones propias de una época en constante ebullición. Teniendo Barcelona y el mundo industrial como espejo al que mirar, Rosendo Roca aprenderá, gracias a su voluntad de hierro, el valor de la amistad y la fuerza del amor incondicional.

Con un estilo ágil y preciso, La herencia de la tierra desgrana página tras página un relato épico de ascenso y caída, un viaje a través del tiempo que rescata los rostros olvidados de la historia; un homenaje a los seres anónimos que contribuyeron a construir lo que hoy somos.

 

Lo que nos dice Xavier de la novela

«La ópera prima de un autor que comenzó usando varios seudónimos y que ahora ya publica con su nombre real es una auténtica joya (acaba de ser reeditada), el espléndido inicio de una carrera plagada de éxitos.

Ambientada en la Cataluña del siglo XIX, en plena industrialización, es uno de esos títulos que no se leen, sino que se beben: la acción es trepidante y cuando uno quiere darse cuenta ya ha devorado cien de páginas. Rosendo Roca es uno de los protagonistas que forma parte de mi Olimpo particular de personajes bien construidos, entrañables e inolvidables».

 

(Nota de Fran: aunque la novela está firmada por Andrés Vidal, este es en realidad un seudónimo de Màrius Mollá, tenedlo en cuenta si lo buscáis).

 


Portada de El alma de las piedras de Paloma Sanchez GarnicaEl alma de las piedras, de Paloma Sánchez Garnica

Es el año 824 cuando tres curiosos personajes: el ermitaño Paio, el obispo Teodomiro y su ayudante Martín de Bilibio «hallan» una tumba cuyos restos, aseguran, pertenecen a Santiago Apóstol. Crean así, en el bosque Libredón, cerca del finis terrae o fin del mundo, el Iocus Sancti Jacobi para mayor gloria de Dios.

Dos siglos después, una joven noble, Mabilia, que por una traición a su padre se ve obligada a meterse en un mundo de hombres, descubre de la mano de un cantero una marca en una piedra que conduce hasta La Inventio, un pergamino escrito por el monje Martín de Bilibio en el que se cuenta el «milagroso» hallazgo. Mabilia decidirá acompañar a Arno, el cantero, en busca de la verdad.

En su peregrinaje conocerá la bondad que produce esa ruta, la construcción de ciudades, monasterios, caminos y puentes, así como el lado más oscuro de los canteros y su extraña labor de «arrancarle el alma a las piedras», con el fin de evitar el olvido.

 

Lo que nos dice Xavier de la novela

«Cuando una escritora decide plasmar en una novela el origen del Camino de Santiago, del que yo nada sabía hasta la fecha, la emoción está más que asegurada. En una novela apasionante que se divide en dos subramas, una en el siglo IX y otra en el XI, viajamos al norte de la Península para acompañar a personajes peculiares que calan hondo y que permanecen en la retina del lector durante años (yo leí el libro en 2010 y aún hoy me vienen a la mente algunos pasajes). Y también cabe señalar la riqueza del vocabulario de la autora, un deleite para los sentidos».

 


Portada de Catalina, la fugitiva de San Benito

 Catalina, la fugitiva de San Benito, de Chufo Lloréns

Mediante las aventuras de su protagonista, inspiradas en el personaje histórico de Catalina de Erauso, Chufo Lloréns sumerge al lector en los usos y costumbres de la España del mil seiscientos, paseándolo por la corte, las mancebías, los conventos, el teatro, los duelos, el toreo... y los autos de fe de la Inquisición, en una novela trepidante al más puro estilo Dumas.

Fue el XVII un siglo de honra y traiciones, de gloria sin lustre y mayor decadencia, de pícaros y grandes de España; fue, en definitiva, un siglo de capa y espada que hacía de la vida una aventura donde el final feliz no era muy habitual.

Contra su triste destino lucha Catalina, la heroína sin par de esta novela. Entregada a un convento nada más nacer, huye de él para salvar su doncellez. Para escapar de la Inquisición, que la persigue con acusaciones infundadas, se ve obligada a disfrazarse de hombre. Trabaja de paje para un noble del que se enamora mientras que, vestida de mujer, se convierte en una famosa actriz en la corte de Felipe IV. Y demostrará tener agallas cuando la fortuna se gire fatalmente en su contra y tenga que defender su nombre, su amor y su vida.

 

Lo que nos cuenta Xavier de la novela

«Yo soy chufista al 100%. Las novelas de este autor siempre cumplen lo que prometen y me acaban sorprendiendo con ingredientes inesperados y maravillosos. En la dura España del XVII, una muchacha se enfrentará a su destino y recorrerá el país huyendo de la Inquisición y de falsas acusaciones. Compuesta de capítulos cortos que invitan a seguir leyendo con la teoría del «uno más y paro», la narración entrelaza numerosas historias que terminan convergiendo y dando forma a un volumen de considerable extensión al que yo no le quitaría ni un solo párrafo».

 


 

Portada de La cinta roja, de Carmen PosadasLa cinta roja, de Carmen Posadas

Teresa Cabarrús, noble de origen español y belleza legendaria, desempeñó un papel relevante en la Revolución francesa. Para sus detractores, fue una arribista que hizo de la frivolidad su religión y de la seducción una forma de supervivencia. Para sus admiradores, una mujer que consiguió salvar a muchos inocentes de la muerte. Carmen Posadas rescata su apasionante historia.

 

Lo que nos dice Xavier de la novela


«En una cuidadísima edición que incluye retratos de los personajes, la autora nos ofrece una perspectiva muy original de la Revolución Francesa, contada por Teresa Cabarrús, quien vivió los hechos en primera persona.

A la prosa pulcra y emotiva de la narración hay que añadirle el perfil de la protagonista, con la que uno empatiza enseguida, y la fantástica recreación de la época y de los lugares que fueron importantes en uno de los períodos más convulsos y atractivos del pasado europeo. Mi primer contacto con Posadas, allá por 2009, no podía haber sido mejor».

 


 

Portada de El esclavo de Al-Hamra, de Blas MaloEl esclavo de Al-Hamra, de Blas Malo

Los pequeños Abu y Abdel juegan juntos por las calles de Garnata. Ambicioso y soberbio, el primero consigue un trabajo como secretario del visir; generoso y leal el segundo, entra a estudiar farmacopea.

Mucho tiempo después, coinciden de nuevo en Fez, y allí Abu confía a Abdel una misión a cambio de favores para su familia. Sin embargo, Abdel descubre que su supuesto amigo es un traidor y que además pretende acabar con su vida, por lo que no lleva a cabo el encargo.

Pero Abu, que dirige las obras del gran palacio de la AlHamra, se entera de que Abdel vive y conoce sus secretos, y decide acabar con él. Los herederos de Abdel no están dispuestos a dejar las cosas así, y a la sombra del palacio se forjara una venganza movida por el afán de justicia..

 

Lo que nos dice Xavier de la novela

«La primera apuesta de un autor que ya se ha consagrado como uno de los grandes del género no podía ser mejor. La travesía a la Granada nazarí del siglo XIV rezuma verdad e historia gracias al magno trabajo de documentación que hay detrás de cada una de las líneas del texto. El lector enseguida se visualiza a sí mismo entre las paredes de la Alhambra y recorriendo las calles de Fez, mientras el ritmo casi cinematográfico no permite que uno abandone la lectura hasta el final. En definitiva, una historia que se respira, se siente y se paladea con sumo placer».

 


 

Esto es todo por hoy, pero habrá más... si consigo convencer a otro bloguero (quedas advertida, Sandra) de que me desvele sus secretos. ¡Me pongo a la faena!

 

Y, por cierto, ¿has leído alguna de estas novelas? ¿cuáles son tus tesoros escondidos?

 

¡Espera, no te vayas todavía! ¿Te ha interesado este artículo? Un poco más abajo puedes registrarte para recibir las próximas entradas y novedades en tu correo. Un boletín cada 15 días cargado de cosas interesantes. ¡Palabra de escritor! 

 

 

 

 

¿COMPARTES?

También te interesará

Cuando la novela histórica se cruza con la negra: «El ritual de las doncellas», de José Calvo Poyato

4+1 blogs que tienes que seguir si lo tuyo es la novela histórica

Cuando la novela histórica se cruza con la épica: «El guerrero a la sombra del cerezo» de David B. Gil

¿Te gusta lo que acabas de leer? Haz clic aquí para recibir las próximas entradas y novedades en tu correo. Y, como regalo de bienvenida, podrás descargarte mi novela El bando perdedor.