Ficción histórica: El descubrimiento que nos convirtió en seres humanos

-

El descubrimiento que nos convirtió en seres humanos

Sigo adelante con tu serie favorita, Historias para disfrutar de la historia. ¿Cómo? ¿Que todavía no la conoces? ¿Pero en qué agujero te has metido los últimos meses? A ver, haz memoria, ¿te suena algo sobre ficción histórica? ¡Si es que no estamos a lo que hay que estar!

Se trata de una serie de relatos novelados sobre episodios fundamentales de la historia, aquellos que hicieron que el rumbo de los acontecimientos cambiara: descubrimientos, batallas, obras de arte, inventos, ideas filosóficas... Textos breves que nos acerquen a este o aquel suceso y que sirvan para cogerle el gusto, comprender su trascendencia y, sobre todo, disfrutar con la historia. Tú y tus hijos también. Que los pobres también tienen derecho, que no todo va a ser jugar con la consola.

Estoy publicando los relatos regularmente aquí, en el bloc. Si quieres, todavía puedes descargarte el primer capítulo, El libro que puso el mundo del revés, sobre la publicación de El origen de las especies, de Charles Darwin, o el segundo, La batalla que decidió el destino de Roma, entre Escipión el Africano y Aníbal Barca.

¿Ya te acuerdas? Pues vamos con la tercera entrega...

El descubrimiento que nos convirtió en seres humanos

Hoy te voy a hablar de un episodio clave, quizá el que más, de la historia de la humanidad. ¿Te imaginas cuál? Ya, puede que te estés imaginando que voy a hablarte del descubrimiento del fuego, pero me temo que no... aunque está muy relacionado. El descubrimiento del fuego fue fundamental, está claro, pero el cambio revolucionario no se produjo con su conocimiento, sino con el siguiente paso: con su dominio.

Solo cuando aquellos primitivos seres humanos consiguieron encender y apagar el fuego a su voluntad se iniciaron las tremendas (y brutales) transformaciones que nos han llevado de ser una especie más entre miles a ser los cafres que se están cargando el planeta la especie que domina este querido y maltratado planeta Tierra

Evidentemente, no tenemos registros escritos que nos cuenten cómo sucedió. Pero sí tenemos evidencias fósiles que nos dan pistas y nos permiten deducir (una facultad, por cierto, muy relacionada con este dominio del fuego del que te hablo) cómo se pudo producir tan importante descubrimiento. El episodio de hoy de estas Historias para disfrutar de la historia no es estrictamente histórico, es más que nada un relato imaginario sobre lo que pudo suceder y un comentario sobre las tremendas repercusiones que tuvo.

Si te apetece convertirte por un rato en una anciana hembra de Homo ergaster, solo tienes que seguir este enlace...

¿Quieres descargarte todos los episodios publicados de «Historias para disfrutar de la historia»?

Te enviaré el enlace de acceso a la carpeta de descargas y, además, cada vez que publique una nueva historia recibirás un aviso en tu correo.

Al suscribirte estás aceptando las Condiciones de uso del boletín.

 

¡Ah! No seas tan arisco y coméntame qué te parecen los relatos, que no te cuesta tanto y me dejas más feliz que una abuela con dentadura nueva. 

¿COMPARTES?

¿Te gusta lo que acabas de leer? Haz clic aquí para recibir las próximas entradas y novedades en tu correo. Y, como regalo de bienvenida, podrás descargarte mi novela El bando perdedor.