(Sobre 99 libros para ser más culto) Esta obra es un verdadero regalo para todo amante de la lectura. Un libro de colección. Tal como lo dice el texto impreso en la portada, es un libro para todos aquellos que amamos la literatura, pero no tuvimos tiempo de leer a todos los grandes o queremos repasar los que ya leímos. Sin embargo, lejos de ser una obra enciclopédica, es un estudio de las grandes obras de la literatura universal, de las épocas históricas y su influencia en dichas obras, reseñas interesantes de los autores, sorprendentes anécdotas y me encantó las recomendaciones que hacen los autores de otros libros similares. El índice esta conformado por títulos que enmarcan las obras, por ejemplo: EL DESTINO DEL HEROE: ahí tenemos El cantar del Mio Cid, Orlando furioso de Ludivich Arioto, ENTRE EL DRAMA Y LA FARSA: Lazarillo de Tormes, MUJERES INOLVIDABLES: Orgullo y prejurio, Madame Bobary, Anna Karenina, etc. Realmente fantástico!
(Sobre La cruz de ceniza) He tardado más de la cuenta en leer La cruz de ceniza. No ha sido ni porque no me gustara, ni porque me aburriera, ni porque se me hiciera pesada. Más bien todo lo contrario: lo que ha pasado es que ha habido momentos en que no podía seguir leyendo y cerraba un libro como quien se tapa la cara, mientras ve una película, porque no quiere que ocurra lo que sabe que va a ocurrir en la escena siguiente. Como me temía al principio y luego me anunciaste, lo he pasado fatal. Claro que eso solo lo consigue el autor si su libro está maravillosamente escrito: dominio del ritmo, dominio de la trama, dominio de lo que algunos pedantes llamamos «polifonía textual», dominio del contexto, dominio de la tensión, control de la coherencia, solidez de los personajes protagonistas... en fin, esas cosas que, si fallan, el lector no se cree nada de nada, o no se lo cree del todo. Y tan poco fallan en La cruz, que esta lectora se lo ha creído todo, todo, y más de una vez ha sentido que el corazón se le salía por la boca. Cerraba el libro un par de días porque no podía más, y luego volvía a él, ansiosa, por quería saber de Hans (¡que tío más majo!), de Paulette, de Baltasar, de Jean...
He leído las críticas en tu bloc, todas estupendas. ¡Enhorabuena! Me sorprende, no obstante, el estómago que tiene la gente: que si unos se lo han leído del tirón sin pestañear, que si a otros les ha resultado muy ameno (¿ameno?), que si han agradecido un «desenfadado humor»... ¿Es que la gente ya no tiene corassón? :-)) Vale, igual es que a mí me ha pillado un poco blandita, un poco sensiblona de más, quién sabe. Por otra parte, ahora que estoy intentando enterarme de la historia de España -y este periodo «entra» (tú que has sido profe conoces este odioso empleo del verbo)-, me ha encantado entender mejor, ampliar conocimientos, enlazar con datos, y me ha venido como anillo al dedo.
¡Enhorabuena por Medievalario!!! Me he quedado impresionada con tu excelente dominio de la Edad Media, parece que hayas vivido en propia piel aquella época, las descripciones son extraordinarias, me han gustado mucho los relatos, quizás el que más «El husmo de la tierra». Te deseo muchos éxitos!!!
(Sobre Medievalario) A mí me encantó la manera en la que me quitaste de la cabeza el querer vivir en aquella época, ser un caballero... Di la verdad, eres capaz de viajar en el tiempo... Has descrito la cruda realidad, la impotencia de los más desfavorecidos, las injusticias de tal manera, que fui capaz de sentirme ahí, al lado de los protagonistas. 
(Sobre Medievalario) Bueno Fran, ya leí el libro, y no me defraudó nada. Disfruté mucho, muchísimo, tienes una capacidad asombrosa para crear personajes y ambientes que te envuelven y te introducen en la historia sin dejar que salgas hasta la última página, y cuando se acaba siempre es dejándote algún sentimiento, rabia, impotencia, pena... Puedo decirte que con Lopo estuve a un tris de llorar. (También tengo que decir que soy de lágrima fácil). Ahora te diré lo que no me gustó, ¡ME SUPIERON A POCO!, quiero saber más, que pasa con Roi, pobre, no nos dejes así... En fin, totalmente recomendable y esperando al siguiente. Gracias por hacernos pasar tan buenos momentos.