Novela histórica española: tesoros escondidos y dónde encontrarlos (2)

Novela histórica española: tesoros escondidos y dónde encontrarlos (2)

Hace unas semanas te comentaba que la casa común de la novela histórica española parece el camarote de los hermanos Marx, tan repleto que cada vez que te mueves le clavas el codo en el ojo a algún compañero escritor (y de vez en cuando incluso sin mala intención).

Con este panorama, y viviendo en el país en que vivimos, lo asombroso ya no es que alguien te lea, sino que alguien sepa que existe tu libro, sobre todo si no publicas con una de las grandes editoriales (que cada vez son menos: a este paso, si los peces grandes siguen comiéndose a los chicos y fusionándose entre ellos, van a quedar dos o tres. Con muchos «sellos editoriales», pero dos o tres). 

Y, sin embargo, hay un montón de tesoros ahí abajo, en el fondo del mar. Novelas de una calidad sobresaliente que se merecen muchos más lectores y lectores que se merecen esas novelas. Si todavía crees que las obras de calidad terminan abriéndose paso de una forma u otra, por la simple fuerza del mérito y el boca a oreja, lamento informarte de que los Reyes Magos no existen: no, lo siento. Hay miles de obras maestras que nadie conoce... y miles de engendros (¿a alguien le suena El código da Vinci?) que han vendido millones de ejemplares.

Pero la batalla continúa, y el boca a oreja hoy es un «blog a lector». Si hace unas semanas te descubría algunos de mis tesoros literarios escondidos, hoy le he pedido a David Yagüe, que además de escritor está detrás del magnífico blog de novela histórica XX siglos, que nos desvele sus tesoros escondidos.

¿Quieres novela histórica de calidad y poco conocida? Aquí la tienes...

Añadir un comentario

Leer más...

Cuando la novela histórica se cruza con la fantasía: «La reina demonio del Río Isis», de Gabriel Romero de Ávila

Portada de la novela La reina demonio del río Isis de Gabriel Romero de Ávila

En vaya líos me meto, si es que no aprendo. A ver, ¿qué necesidad tenía yo de comprometerme a leer esto? Pues anda que no tengo mil libros pendientes, que me los salto todos y me pongo con La reina demonio del Río Isis. Y todo por el puñetero Facebook.

Me explico. Conocí a Gabriel Romero de Ávila cuando lo atraje a mis redes (sociales, malpensado) creo que con la excusa de un sorteo de mis libros. Entre que es escritor y que tiene nombre de ídem (llamándote así solo puedes ser escritor o marqués), me entró curiosidad y nos pusimos a charlar, que si el libro tal, que si no hay nada como, ya sabéis, tonterías de tipos creciditos que no tienen otra cosa mejor que hacer que dedicarse a contar historias (falsas, of course).

Y resultó que además los dos vivimos (al menos esta temporada) en Vigo y que a la vuelta de la esquina tocaba la Feria del Libro, así que pasó lo que tenía que pasar: quedamos, charlamos más todavía, descubrimos que compartíamos gustos similares, nos caímos bien e intercambiamos teléfonos.

Qué bonita historia de amor.

Pero todas las historias de amor terminan tarde o temprano, y la mía se hizo añicos cuando llegué a casa y me encontré con un ejemplar de La reina demonio del Río Isis pendiente de lectura. «Bueno, ya caerá algún día», pensé, observando esa portada tan poco... clara. Y lo dejé en alguna parte.

Y entonces fue cuando me di cuenta de que este Gabriel es un zorro. Unos días después publicó en su blog (aún encima el cabrito tiene un blog puñeteramente bueno, repleto de cosas interesantes), un artículo sobre mi novela El bando perdedor... poniéndola por las nubes. Ya le vale.

No me quedaba otra cosa que corresponderle. Lo dicho, un puñetero lío, porque, ¿qué diantres iba a decir si no me gustaba su libro? Lo que, con esa portada tan poco clara y ese título tan... demoníaco, era más que probable. Así que tragué saliva varias veces, me encomendé a las musas y me lancé a la lectura.

Añadir un comentario

Leer más...

Cómo meterse dentro de una novela: más de 40 rutas literarias guiadas

Como meterse dentro de una novela: mas de 40 rutas literarias guiadas

De vez en cuando empiezas a leer una novela y te descubres atrapado. Secuestrado. La vida que llaman «de verdad» se difumina y te acuerdas de la madre del cordero cada vez que tu pareja te interrumpe para cosas tan tontas como darte un beso (salvo que sea uno de esos besos llenos de promesas: en ese caso vale, lo aceptas, que a nadie le amarga un dulce).

Por las noches (después de lo del beso y lo que vino después) no consigues parar de leer y te quedas hasta las tantas. (Sí, se te nota en las ojeras al día siguiente y todo el mundo piensa que has estado de juerga, a la mayoría ni se les pasa por la cabeza que alguien pueda quedarse hasta las tantas leyendo. Somos bichos raros, asúmelo).

Tremendo, ¿verdad? Y, sin embargo, sabes que no estoy exagerando: hay libros que parecen más reales que la vida misma. Historias que se quedan a vivir con nosotros y se incrustan en nuestra memoria como si de verdad las hubiéramos vivido. ¿No te ha pasado alguna vez que al pasar por un lugar en el que nunca has estado tienes la sensación de que ya lo conoces? Y es muy posible que sea así, que ya lo conozcas: que lo hayas visitado en las páginas de un libro.

Hace tiempo que tengo algo claro: lo que me pasa a mí, por muy especial que me crea (cada vez menos, lo confieso), le pasa a muchas otras personas. Y eso es una suerte. En este caso, esa nostalgia de lo leído, esas ganas de meterse (más) dentro de una historia, ha hecho que proliferen las rutas literarias guiadas, ya sea centradas en una obra en concreto o en un autor.

Aprovechando que estamos en verano y tienes más tiempo libre, ¿qué te parece si te regalas unas cuantas experiencias literarias fuera de los libros? Hay para todos los gustos. Hoy te traigo una amplia selección de rutas literarias por diferentes lugares del país. Para que tengas donde elegir, estés donde estés. ¿Preparado? Pues vamos allá...

 

Añadir un comentario

Leer más...

Otros 6+1 blogs que tienes que seguir si lo tuyo es la novela histórica

Cabecera de otros 6 + 1 blogs que tienes que seguir si lo tuyo es la novela historica

Algo que no consigo entender es cómo es posible que haya tan pocos blogs especializados en novela histórica. Hablo de blogs en castellano, que en otras lenguas hay a patadas. Pero, salvo que haya una conspiración mundial de blogueros históricos para esconderse de mi afilada pluma (no lo descarto), en nuestro idioma casi no hay. Hablo de blogs de cierta entidad, que publiquen reseñas o noticias con asiduidad y que lleven años funcionando. 

Y no me lo explico. A ver, ¿no estamos viviendo desde hace casi una década un auténtico boom de la novela histórica? ¿No se publican cada año miles de nuevos títulos, tanto en editoriales tradicionales como autoeditados? Entonces, ¿cómo es posible que haya que buscar blogs de novela histórica casi con lupa?

¡Menos mal que me tienes a mí para informarte! En abril ya te hablé de 4+1 blogs que tienes que seguir si lo tuyo es la novela histórica. Ahora os traigo otros 6+1 estupendos blogs sobre novela histórica. Son pocos, pero de una calidad muy destacable, lo que al menos sirve para compensar la escasez del género. Eso sí, cuatro no se dedican en exclusiva a la novela histórica, aunque esta tiene tanto peso en sus reseñas que me ha parecido justo incluirlos. 

¿Ya he despertado tu curiosidad? Pues nada, vamos a por ellos...

Añadir un comentario

Leer más...

Las mejores series de novelas históricas: «Las aventuras navales de Alan Lewrie», de Dewey Lambdin

Guía de lectura de las aventuras navales de Alan Lewrie, de Dewey Lambdin

Lo siento, tengo que decirlo: la serie de novelas históricas navales de Patrick O'Brian siempre me pareció un peñazo de mucho calibre. Esto no debe de ser muy políticamente correcto, pero qué quieres que te diga. Lo más extraño es que me fascina el mar y me fascinan las novelas históricas marítimas.

Pero las de Patrick O'Brian me hacen bostezar. Lo he intentado varias veces, pero no hay forma: la boca se me abre a la quinta página. Algo tienen, o algo les falta, que es superior a mis fuerzas. Las de C. S. Forester sobre Hornblower son algo más interesantes, pero tampoco mucho más allá: destilan corrección «a la inglesa» y tanta apología de la grandeza británica que tienes que andarte con ojo si no quieres terminar cantando el God Save the Queen a pleno pulmón en el salón de tu casa.

Con estos precedentes, había decidido prescindir de las series navales británicas hasta que tuve la buena fortuna de cruzarme con Alan Lewrie... y me olvidé de tanta corrección y tanta british superiority. ¡Qué personaje, diantres! 

Añadir un comentario

Leer más...