Mis 15 novelas históricas imprescindibles

Mis 15 novelas historicas imprescindibles

Me imagino que te pasa lo que a mí: tú también tienes una lista de novelas históricas imprescindibles, esas que no podías dejar de leer y te hacían desear que nunca se acabaran. Son las que te vienen a los labios cuando alguien te pide que le recomiendes una lectura. Sin embargo, organizarlas en una «lista de las mejores» no resulta sencillo: corres el peligro de olvidarte de esta o aquella o de sobrevalorar alguna que en su momento te pareció estupenda y que, quizá, no pasaría por el tamiz de una segunda lectura. Pero, ¿quién dijo miedo? Estas son mis imprescindibles, las novelas que me hicieron soñar con otros mundos y me convirtieron en escritor de histórica.

Añadir un comentario

Leer más...

4+1 blogs que tienes que seguir si lo tuyo es la novela histórica

Cabecera de 4+1 blogs que tienes que seguir si lo tuyo es la novela historica

¿Disfrutaste como un enano con las peripecias de John Blackthorne en el Japón de Shogún, de James Clavell? ¿Te convertiste en compañero inseparable de Derfel, el monje de las Crónicas del Señor de la Guerra de Bernard Cornwell? ¿Darías un dedo (el índice, por supuesto) por pasarte una semanita con Adso y Guillermo de Baskerville en la biblioteca de El nombre de la Rosa de Umberto Eco? Pues no le des más vueltas: estás enganchado a la novela histórica. Es preocupante, lo sé, a ver cómo le explicas a tu pareja que en realidad lo que tú querrías es agarrar bien el hacha de combate y ponerte a dar mandobles en un muro de escudos en vez de pasarte el mes de agosto torrándote en la playa de Benidorm cual sardina por San Juan. En fin, hay cosas que son un poquillo complicadas, pero si quieres matar el gusanillo aquí tienes cuatro blogs imprescindibles para estar al día en esto de la novela histórica. Eso sí, cuidadito que enganchan, después no me vengas con reclamaciones...

 

Añadir un comentario

Leer más...

Un escenario perfecto: las montañas de O Courel

Como ya sabéis, acabo de terminar una nueva novela. Muy especial para mí por un motivo: es la primera que escribo no histórica. El cambio de registro es radical y me preocupa un poco el resultado, pero después de tres novelas ambientadas en otras épocas necesitaba un reto diferente.

La historia llevaba años incubándose en alguna parte de mi cabeza, desde que me topé con un suelto en la prensa sobre un hombre que raptaba a sus hijos y se largaba con ellos a vivir a una zona de montaña de difícil acceso. No, mi novela no va de raptos de niños ni nada parecido, pero el personaje y el escenario atraparon mi imaginación (¿quién no ha soñado alguna vez con «regresar a la naturaleza», signifique eso lo que signifique?). Durante años, cada vez que me encontraba con el recorte de prensa entre mis papeles volvía a sentirme atraído por la historia e iba anotando ideas sueltas que se me iban ocurriendo, simples semillas de un posible argumento.

Hasta el año pasado. Tras la publicación de En tiempo de halcones, supe que había llegado el momento. Todavía no tenía una historia, pero sabía dónde encontrarla. Cada vez que pensaba en mi personaje me lo imaginaba en las montañas de O Courel, una de las comarcas más remotas y hermosas de Galicia. Así que cogí el petate y me fui al Courel, en busca de mi historia.

Devesa da Rogueira Courel 1

Añadir un comentario

Leer más...

Deseo de ser punk: esa íntima obsesión adolescente por la música

PortadaNovela, otra vez. Después de meses sin encontrar una que fuera algo más que un mero pasatiempo, me topo de golpe con Deseo de ser punk, de Belén Gopegui. Primera incursión en su obra, y no será la última: me he quedado con un estupendo sabor de boca. 

Deseo de ser punk es una obra de estructura aparentemente sencilla: el monólogo en forma de carta de Martina, una adolescente que, tras la muerte del padre de una amiga, se enfrenta a su particular proceso de crecimiento y maduración. Hasta aquí, nada nuevo: se trata de una novela de aprendizaje entre otras muchas. Ni siquiera suceden grandes cosas, solo el día a día de Martina, sus pensamientos, sus preocupaciones, su deseo de encontrar un lugar (y una música) que la definan.

Y, sin embargo, es mucho más. Por fortuna, no leí esta novela: la escuché. Sí, me encantan los audiolibros, que suelo escuchar cuando corro, paseo o cocino. Y en este caso concreto, la elección fue muy adecuada, porque el audio me ha permitido sumergirme de una forma mucho más directa en la novela. La voz de Martina en mi oído estaba preñada de autenticidad, de desconcierto y rebeldía adolescente, de ansia, de asombro, de duda. Gopegui se mete en la cabeza de una adolescente de dieciséis años, se mimetiza con ella y lo traslada al lector con sorprendente verosimilitud. ¿Recordáis a Holden Caulfield? Pues eso.

Decía que esta novela es mucho más: es música. Martina busca la suya, aquella que le llegue adentro, que la traspase, que la identifique. Se mete en la letra de las canciones, nada en ellas y las transmite con sutileza y acierto expresivo. Escuchando a Martina se entiende la fascinación adolescente por la música, la fuerza de unos acordes, la capacidad de una letra para arañar el pecho y ponerlo todo del revés, para entender el mundo y lo que nos está pasando. Escuchar a Martina hablar de música es recordar un tiempo en que todo lo que escuchábamos era nuevo, confuso, fresco y repleto de posibilidades.

Añadir un comentario

Déjame que te cuente: las salinas de Ulló, el oro cotidiano

Aunque hoy nos parece tan común que apenas le damos importancia, la sal fue a lo largo de la Historia un bien tan escaso como demandado, un verdadero oro blanco capaz de desencadenar guerras y provocar revoluciones. Durante siglos, la sal fue objeto de deseo, comercio y contrabando. Era fundamental para la alimentación humana y animal y para la conservación de los alimentos.

En la actualidad, las salinas de Ulló, al fondo de la ría de Vigo, pasan casi desapercibidas, un remanso de paz en un ría repleta de ajetreo. Sin embargo, este rincón fue durante siglos uno de los corazones económicos de la ría, el lugar del que se extraía la sal que permitía transportar la principal riqueza de la zona, el pescado, hacia el interior. ¿Todavía no conoces este apacible lugar? Pues déjame que te cuente...

Añadir un comentario

Leer más...