El equilibrio entre realidad y ficción en la novela histórica

Una de las preguntas más habituales en las presentaciones de mis libros es cómo hago para unir la historia, los hechos reales, con la ficción, los hechos inventados. La cuestión tiene su miga porque, en efecto, la clave de una buena novela histórica estriba en el equilibrio entre la realidad y la ficción, en ser capaz de contar unos hechos sin desvirtuarlos, pero dándoles la emoción de lo vivo y haciendo que los personajes reales y los inventados se relacionen en igualdad de circunstancias. ¿Cómo conseguirlo?

Mano escribiendo

Añadir un comentario

LEER MÁS »

¿Quieres que presente en tu librería o participe en tu grupo de lectura?

De vez en cuando me enviáis correos o mensajes preguntándome cuándo voy a pasar por vuestra localidad o si me interesa presentar mi última novela en vuestra librería o grupo de lectura. Si me queda cerca y tengo tiempo no lo dudo, ¡faltaría más! Me encantan esas oportunidades no ya de hablar de mis libros, sino de verlos desde el punto de vista del lector. Reconozco que tengo mucha suerte con mis lectores: suelen ser de mirada aguda y conversación interesante, lo que convierte esas ocasiones en momentos muy apetecibles. Sobre todo cuando la charla termina con unos vinos delante, lo que ocurre no pocas veces. Pero, por desgracia, a menudo no es posible organizar un encuentro o una presentación debido a la distancia. ¿Qué hacer en esos casos? ¿Hay que fastidiarse? Pues no, ni mucho menos, que para algo vivimos en pleno siglo XXI...  

Estutua leyendo

Añadir un comentario

LEER MÁS »

La frase que me convirtió en escritor

Dicen que la primera frase de una novela es fundamental para captar el interés del lector. Una buena primera frase nos permite intuir un mundo, nos atrapa con su estilo y nos plantea un conflicto que nos sumerge en la historia. Una buena primera frase consigue que sigamos leyendo sin siquiera darnos cuenta, hace que nuestros ojos se deslicen por el papel (o la pantalla) y que el mundo a nuestro alrededor se difumine mientras un nuevo universo cobra consistencia. Todos los lectores del mundo hemos experimentado más de una vez esa sensación, como si una fuerza desconocida nos abdujera y nos transportara a otro lugar. Pero la primera frase de una novela no solo es fundamental para el lector, también lo es para el escritor... Represa

Añadir un comentario

LEER MÁS »

Déjame que te cuente: Castrelo de Miño, la fortaleza perdida

Allá por 1111, Galicia andaba muy revuelta. La muerte del rey Alfonso VI había desembocado en una guerra civil que enfrentaba a los que querían que fuera coronada su hija Urraca y los que apoyaban que la sucesión recayera en el hijo de Urraca, Alfonso, por entonces un chiquillo de seis años. Eran guerras fraticidas que nada ni a nadie respetaban y que asolaban comarcas enteras. Tras dos años de conflicto, fue aquí, en el castillo de Castrelo de Miño, donde todo se decidió. En esta fortaleza se hallaba el niño Alfonso asediado por los partidarios de su madre. La situación se volvía por momentos insostenible, por lo que sus cuidadores reclamaron la intervención de Diego Xelmírez para pactar una tregua. Lo que no sospechaban era que el arbitraje del obispo iba a provocar la reacción de uno de sus principales enemigos, el ambicioso Airas Pérez. ¿No has oído hablar del águila que advirtió a Xelmirez de una traición? Pues déjame que te cuente…

Castrelo de Miño

Añadir un comentario

LEER MÁS »

«En tiempo de halcones» y la verdadera historia de la revolución irmandiña (2)

Como os decía en la entrada anterior, en la historia oficial de la revolución irmandiña de 1467 hay cosas que no cuadran, detalles extraños que hacen pensar que algo falla. Sobre todo, uno que la historiografía tradicional no aclara: el hecho de que, de repente, en la primavera de 1467, ochenta mil campesinos y burgueses se alcen en armas. A la vez. Sin previo aviso. En un territorio tan grande como Galicia, desde Ribadeo hasta A Guarda, desde Ferrol hasta el Padornelo. Con las comunicaciones de la época, con unos caminos escasos, en mal estado y recién salidos del invierno. Y, sin embargo, el dato está ahí: de repente, hordas de campesinos se alzan y comienzan a derribar castillos y fortalezas por toda Galicia. En dos meses solo queda una en pie, la de Pambre. Más de ciento treinta torres han sido conquistadas y derribadas. ¿Tenemos que tragarnos que sucedieran así las cosas, de repente, por arte de magia, o hay algo que se nos escapa? 

Halcón volando sobre un bosque

Añadir un comentario

LEER MÁS »