Déjame que te cuente: las salinas de Ulló, el oro cotidiano

Aunque hoy nos parece tan común que apenas le damos importancia, la sal fue a lo largo de la Historia un bien tan escaso como demandado, un verdadero oro blanco capaz de desencadenar guerras y provocar revoluciones. Durante siglos, la sal fue objeto de deseo, comercio y contrabando. Era fundamental para la alimentación humana y animal y para la conservación de los alimentos.

En la actualidad, las salinas de Ulló, al fondo de la ría de Vigo, pasan casi desapercibidas, un remanso de paz en un ría repleta de ajetreo. Sin embargo, este rincón fue durante siglos uno de los corazones económicos de la ría, el lugar del que se extraía la sal que permitía transportar la principal riqueza de la zona, el pescado, hacia el interior.

¿Todavía no conoces este apacible lugar? Pues déjame que te cuente...

Añadir un comentario

Leer más...

Dove: el coraje de hacer realidad los sueños

Dove

Si te gusta el mar, si te apasionan los barcos, seguro que más de una vez has soñado con dejarlo todo y largarte con viento fresco a realizar una gran travesía, cruzar el Atlántico o, ¿por qué no?, dar la vuelta al mundo.

A mí me ha pasado. Me encanta el mar y más de una vez he fantaseado con la idea de escaparme a la aventura, ya fuera en una goleta de tres palos o en un paquebote mercante por África, qué más da. Probablemente nunca lo haré, pero la ilusión no me la quita nadie.

Por eso, cuando me encuentro con un tipo con Robin Lee Graham, bebo sus páginas con delectación, hasta la última gota... de agua de mar.

En 1965, Robin Lee Graham, con dieciséis años, se embarcó en un balandro de 24 pies (unos siete metros) en la localidad californiana de San Pedro para cumplir su gran sueño: dar la vuelta al mundo. Cinco años después, tras recorrer 33.000 millas náuticas (unos 60.000 kilómetros, ahí es nada) a través del Pacífico y el Índico, dar la vuelta a África, cruzar el Atlántico, atravesar el Canal de Panamá y visitar las Galápagos, regresó a casa con una esposa, una muchacha californiana que conoció en las islas Fidji, y una hija.

Añadir un comentario

Leer más...

Mis queridas y puñeteras agentes

Les tengo un gran aprecio, que conste. No solo eso: las considero unas profesionales de primera, con un olfato privilegiado desarrollado a base de dejarse la piel durante años bregando con libros, autores, editoriales, derechos, egos, intereses y mercados.

Pero de vez en cuando me entran unas ganas tremendas de mandarlas a freír espárragos. Porque las puñeteras dan donde más duele.

Escalador

Añadir un comentario

Leer más...

Lo que se queda en el tintero

Hace unas semanas os hablaba de lo que pasa entre el momento en que pones punto final a una novela y esta llega a los lectores. A veces, como me sucedió con Medievalario, el proceso de edición es rápido e indoloro; otras tienes la sensación de que la editora disfruta revolviéndote las entrañas con un hierro oxidado mientras te susurra al oído que es por tu bien.

Y lo peor es que suele tener razón, como comprobé con La cruz de ceniza.

La cruz de ceniza

Añadir un comentario

Leer más...

Círculo de Lectores sortea cinco ejemplares de «En tiempo de halcones»

Los del Círculo de Lectores quieren celebrar el lanzamiento de En tiempo de halcones (me comentan que está funcionando muy bien) con un sorteo en las redes sociales de cinco ejemplares de la nueva edición. Las bases para participar son muy sencillas: solo tenéis que darle a «Me gusta» en la publicación del concurso en sus redes sociales, Facebook y Twitter. Con eso basta para entrar en el sorteo, aunque si además queréis compartir el anuncio del sorteo en vuestras redes, mejor que mejor. Como veis, muy sencillo, así que, ¿qué perdéis con animaros? Si ganáis, os habréis llevado a casa un paseo por la Compostela medieval... ¡Ah, me olvidaba! Tenéis hasta el jueves 9 de marzo para participar. ¡Suerte!

Añadir un comentario