«Medievalario», la historia de un fracaso y una redención

Voy a confesaros algo que hasta ahora nunca me había atrevido a contar. Por pudor, supongo, porque a nadie le gusta hablar de sus fracasos: Medievalario es, en realidad, la historia de un fracaso. O, mejor dicho, nació de los restos de un naufragio. Y fue un naufragio doloroso.

Naufragio

La cruz de ceniza supuso un esfuerzo intenso, años de documentación y escritura que me dejaron agotado. Mientras se publicaba y comenzaba a obtener buenas críticas y algunos modestos éxitos, me puse a buscar algún otro tema que me atrapase. Era consciente de que los tiempos editoriales son muy exigentes y que, si no publicaba una nueva novela en un tiempo razonable, los lectores se olvidarían de mí y, por tanto, las editoriales también lo harían. Durante meses leí sin tregua libros de historia, sin un plan prefijado, dejándome llevar por el impulso del momento y sin acabar de encontrar algo que me atrapara.

Hasta que me topé de bruces con el arzobispo de Compostela don Diego Xelmírez y la reina doña Urraca, que vivieron allá por el siglo XI. Hasta ese momento sabía poco de ambos, pero son unos personajes tan excepcionales, con unas vidas tan fuera de lo común, que me atraparon sin remedio. Durante dos o tres años (mientras los plazos editoriales se alargaban más y más), buceé en la historia de ambos, devoré libros, busqué datos aquí y allá, mientras en mi cabeza iba tomando forma una novela con ellos como protagonistas...

Añadir un comentario

Leer más...

El perturbador mundo de «Perros de paja», de John Gray

Perros de pajaNo, no somos mejores que las demás especies animales. No estamos por encima ni constituimos la cúspide de nada. Durante siglos, el pensamiento occidental ha ido construyendo mitos sobre la superioridad del ser humano, su poderosa espiritualidad y su destino manifiesto. Chorradas. Simples mitos que nos consuelan, pero que no se sustentan ni resisten un análisis exhaustivo. Somos, simplemente, una especie más. Con una gran capacidad de adaptación, eso sí, que le ha permitido expandirse y colonizar cada vez más nichos ecológicos, desde la tundra al desierto, en un proceso que ha llegado a amenazar el equilibrio del planeta.

Todo esto, y mucho más, es lo que nos cuenta el filósofo John Gray en su imprescindible Perros de paja: reflexiones sobre los humanos y otros animales. Una obra tan breve (apenas 200 páginas) como demoledora, escrita con la precisión de un cirujano. Una obra que echa por tierra religiones, creencias, leyendas urbanas y mitos tan arraigados, y a menudo tan inconscientes, como la confianza en las bondades del idealismo, de la verdad, la justicia y la moral o la fe (a menudo tan ciega como inquebrantable) en el inevitable progreso humano, esa íntima seguridad de que la Historia nos va llevando poco a poco hasta nuestro destino, hacia un futuro de paz, armonía e igualdad, la creencia irracional en que en el pasado se vivía peor y la seguridad de que el futuro será siempre mejor.

Perros de paja es un ensayo compuesto por textos incisivos y reflexiones certeras sobre el ser humano y su lugar en el universo, un replanteamiento de toda la historia del pensamiento humano que defiende con agudeza que los seres humanos no somos ni distintos ni superiores al resto de los seres vivos. Hacía tiempo que no me encontraba con un texto tan brillante y esclarecedor. Leerlo es someterse voluntariamente a un bombardeo de ideas nuevas que sacuden nuestras creencias más arraigadas y nos obligan a detenernos, a tomar aire, a reflexionar. Una lectura tan fascinante como perturbadora. De las que no abundan.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Añadir un comentario

Déjame que te cuente: el facho de Donón en Cangas

En el extremo oeste de la península de O Morrazo, entre la ría de Vigo y la de Pontevedra, se levanta una humilde construcción visible desde muchos kilómetros a la redonda: el Facho de Donón, una garita de vigilancia costera que al menos desde el siglo XVII sirve de refugio a los vigías encargados de alertar de los ataques piratas. Pero el lugar donde se levanta el Facho esconde mucho más: rodeado de espectaculares vistas, colgado sobre un acantilado de casi doscientos metros de altitud que cae a pico sobre el mar, esta cumbre alberga también un poblado castreño y el que es, probablemente, el santuario de peregrinación más antiguo de Galicia, dedicado al dios Bero Breo. ¿Todavía no has visitado este mágico lugar? Pues déjame que te cuente…

Donon

Añadir un comentario

Leer más...

Fin de semana de ferias: Monforte y Burela

LibroSeguimos navegando a través del verano. Ya comienzan a presentirse los primeros fríos de septiembre, declina la luz y la noche va comiéndose la tarde, pero todavía nos queda verano por delante, así que a disfrutarlo. De todas formas, septiembre es un mes hermoso, repleto de proyectos y promesas. Si es que no hay nada como la posibilidad de recomenzar cada poco... 

Al grano, que me pierdo: mientras va muriendo el verano, va acabándose también la temporada de ferias. Este fin de semana se celebran las dos últimas a las que tengo previsto asistir este año: la feria del libro de Monforte, donde estaré este viernes 26 a las 20:00 horas y donde contaré con la introducción de un buen amigo y mejor escritor, Miguel Otero Furelos (si no habéis leído nada de él, ya estáis tardando en descargaros, por ejemplo, la estupenda El asedio); y la feria del libro de Burela, que se celebra del 26 al 28 de agosto y en la que presentaré En tiempo de halcones el sábado 27 a las 19:30 horas. Antes participaré en un almuerzo de escritores ofrecido por los organizadores de la feria. Os espero en ambas citas para charlar de libros, revoluciones, halcones, gorriones y lo que se tercie, que será mucho, seguro.

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Añadir un comentario

El origen de «En tiempo de halcones»

Hay libros inevitables. Imagino que cada escritor tiene los suyos, esos que, por mucho que se empeñe, no puede dejar de escribir. A veces son libros que salen solos, como si en alguna parte se abriera la compuerta que contiene la represa de las palabras. Otras, la sola idea de ponerte a la tarea hace que los párpados se cierren y a los dedos les entren calambres. Da lo mismo. Puedes tratar de demorarlo, pero el libro seguirá ahí, agazapado en cada historia que lees, en cada idea que se te ocurre, esperando su momento. Hasta que algo pone en marcha el mecanismo.

Garras

En tiempo de halcones es uno de mis libros inevitables. Supe que iba a escribirlo desde siempre. No literalmente, no me recuerdo con veinte años pensando «Voy a escribir una novela sobre los irmandiños». Lo que sí recuerdo es la fascinación que me despertaba la idea de unos campesinos levantándose en armas contra sus opresores y el cosquilleo de orgullo que sentía cuando leía cualquier cosa sobre esos villanos que habían osado enfrentarse a la nobleza. Cosquilleo irracional, pero ahí estaba, y todo porque esos villanos eran gallegos. Sin embargo, quizá precisamente por eso, porque la revolución irmandiña se me antojaba una proeza, nunca encontraba el momento de ponerme con ella. No se trataba solo de la necesidad de pasarme muchos meses documentándome; en realidad, me daba miedo: temía no ser capaz de hacer justicia a esos miles de campesinos, burgueses y siervos que habían tenido el coraje de enfrentarse a la violencia y la brutalidad desmadradas de la nobleza. Se trataba de un movimiento demasiado complejo, con muchos flancos, ángulos, personajes, puntos de vista... ¿Cómo contar una revolución? ¿Cómo dar vida a un país? Así, cada vez que el proyecto se me venía a la cabeza, me entraba el vértigo y lo postergaba. Una y otra vez...

Añadir un comentario

Leer más...