Mis 15 novelas de aventuras imprescindibles

MIs 15 novelas de aventuras imprescindibles

¿Te acuerdas de aquella novelas de aventuras que devorabas a los doce, trece, catorce años? Sí, hablo de autores que conoces de sobra: Salgari, Verne, Stevenson, Karl May... Siempre pensé que los libros que leemos en esa etapa de la vida marcan nuestros gustos adultos y, en gran medida, nuestra forma de ver el mundo, nuestros sueños y nuestras aspiraciones.

En mi caso, lo tengo claro, aquellas fueron las mejores novelas de aventuras que leí nunca: las que me hicieron escritor, las que me hicieron desear vivir aventuras y crear mundos. De aquellos barros, estos lodos...

Pero, ¿cuáles nos han marcado, de entre los cientos que hemos devorado? Elaborar una «lista de las mejores novelas de aventuras» es siempre arriesgado, pero esta semana me he lanzado al agua de cabeza. Aunque sé bien que corro el peligro de olvidarme de alguna fundamental, o de que se me cuele otra a la que la memoria ha magnificado, ¡que no se diga!

Esta es la lista de mis quince novelas de aventuras imprescindibles. ¿Coinciden con las tuyas?

 

 

Un capitán de quince años, Julio Verne

Un capitán de quince años, de Julio Verne

A finales del siglo XIX, el barco ballenero Pilgrim zarpa de Nueva Zelanda, con escasa tripulación (cinco marineros, un grumete, un cocinero y cuatro viajeros ocasionales) rumbo a California, de regreso después de la mala temporada de pesca. En el transcurso del viaje los tripulantes se enfrentan a varias sorpresas. Un barco naufragado y un accidente obligan  al grumete Dick Sand, de tan solo quince años, a tomar el mando de la nave. La travesía se convierte en un viaje sin rumbo que los transporta al África negra en plena época de la trata de esclavos. El joven Dick Sand deberá utilizar su ingenio para salvar a los miembros de su tripulación.

 

Para empezar, una buena dosis de Julio Verne, el escritor de novelas de aventuras por excelencia. Elegir entre sus muchas obras cuesta, pero me he quedado con tres. La primera, sin ninguna duda, es esta, una de las novelas de aventuras que más me impresionaron, hasta el punto de que con once años la leí diez o doce veces. ¡No exagero! Pero es que Dick Sand era todo lo que yo quería ser... ¡capitán de un barco de vela con solo quince años! ¿Podía haber algo mejor en el mundo?


El faro del fin del mundo, Julio verne

El faro del fin del mundo, de Julio Verne

En la isla de los Estados, una isla deshabitada de la Patagonia argentina, donde se confunden los océanos Atlántico y Pacífico, habita una banda de piratas dirigida por el terrible Kongre. Estos piratas se dedican a atacar embarcaciones que encallan en la zona. Su modo de vida se ve seriamente amenazado cuando el gobierno argentino construye y pone en funcionamiento un faro, el llamado actualmente Faro del Fin del Mundo, que dejan al cuidado de tres fareros.

Los piratas dan muerte a dos de ellos, y dejan con vida únicamente al jefe, Vázquez, que ha logrado ocultarse. El valeroso Vázquez tratará entonces de sobrevivir en ese lejano paraje, y al mismo tiempo buscará la manera de terminar con las fechorías de los malhechores. Posteriormente, un náufrago estadounidense de origen escocés, John Davis, será el compañero de Vázquez en su lucha contra los piratas.

 

La segunda obra de Verne que recuerdo con más intensidad es esta. Una lectura que me inquietó desde el principio. Por entonces, yo soñaba con ser farero, me atraía la soledad (consecuencia directa, imagino, de compartir el limitado espacio de un piso con siete hermanos) y me imaginaba de mayor viviendo en un lugar como el que describía Verne: un faro en un lejano lugar, rodeado de mar, gaviotas y libros... Hasta que llegaron los piratas. ¡Menudo elemento, Kongre! ¡Qué mal me lo hizo pasar!


Miguel Strogoff, Julio Verne

Miguel Strogoff, el correo del zar, de Julio Verne

El zar de Rusia debe entregar una carta al duque de Irkutsk para prevenirle de la inminente invasión tártara encabezada por el traidor Iván Ogareff, que quiere asesinarlo y entregar su ciudad a los tártaros. Miguel Strogoff ha de partir a uña de caballo para entregar la misiva. En su apresurado viaje conoce a Nadia, una joven que va a la misma ciudad, Irkutsk, para ver a su padre, que fue desterrado. Juntos padecerán grandes peligros...

 

La tercera obra de Julio Verne supuso para mí el descubrimiento de un mundo hasta entonces completamente desconocido: Rusia, las estepas y los cosacos, esos asombrosos jinetes y guerreros capaces de las más extraordinarias hazañas. Por entonces, a mis once o doce años, la historia de amor me pareceía un tanto insufrible, pero quedaba sobradamente compensada por la valentía y la lealtad de Miguel Strogoff...


La isla del tesoro, Robert Louis Stevenson

La isla del tesoro, de Robert Louis Stevenson

Al día siguiente de la muerte de su padre, Jim Hawkins descubre casualmente un extraño mapa en el baúl de un viejo pirata que ha muerto en su posada. El mapa será el responsable de una emocionante expedición a una isla desconocida en busca del mítico tesoro del capitán Flint. Pero la aventura será también una especie de «viaje de iniciación» para Jim, que de huérfano desvalido pasará a convertirse en adulto, obligado a tomar decisiones por la fuerza de la adversidad y el deseo del triunfo.

 

El clásico por excelencia de la novela de aventuras no podía faltar. Una de esas lecturas que te mantienen enganchado a las páginas irremediablemente. Recuerdo que terminé de leerla bajo las sábanas, a la luz de la linterna, para no molestar a mis hermanos y para que no me vieran mis padres, que se enfadaban de verdad cuando me pillaban leyendo a las tantas (algo que intentaba casi todos los días...).


La flecha negra, Robert Louis Stevenson

La flecha negra, de Robert Louis Stevenson

La novela narra las aventuras del joven aspirante a caballero Richard Shelton, pupilo de sir Daniel Brackley, señor de Tunstall y defensor interesado y poco fiable de la causa de los Lancaster en la Guerra de las Dos Rosas contra los York. Tras haber perdido a su padre en extrañas circunstancias, sirve a las órdenes de sir Daniel y recorre la agreste región con los mensajes de su señor. Estamos en los prolegómenos de la batalla de Shoreby, y en la cercana abadía en ruinas de Holywood se oculta la hermandad de La Flecha Negra, cuyo capitán, el misterioso John Amend-all (John Arregla-todo), un vengador justiciero tiene atemorizadas a las autoridades locales, pues sus certeras flechas negras, acompañadas de un mensaje, prometen cobrarse la vida de cuatro malvados personajes: «Los cuatro recibiréis lo que es de razón / una flecha negra en vuestro negro corazón».

 

¿Cómo no va a gustarme una historia de sed de justicia, venganza y reparación repleta de asaltos, saqueos y actos bravos y heroicos? Que, por si no fuera poco, está ambientada en la Edad Media, y por aquel entonces, en mi ingenuidad preadolescente, todavía creía que los caballeros eran personajes nobles, honrados y leales, capaces de las mayores proezas para defender al humilde... Ya, qué bonita es la inocencia, en fin. Además, qué narices, Stevenson es un maestro y sabe cómo enganchar al lector... 


Lasaventurasdetomsawyer Las aventuras de Tom Sawyer, de Mark Twain

Las aventuras de Tom Sawyer es el relato de unos meses en la vida de este niño que vive en una ciudad pequeña del suroeste de Estados Unidos a orillas del Mississippi. Criado por su tía Polly, que lo quiere de corazón, pero que lo somete a una disciplina que a él se le hace absurda y desagradable, Tom contempla el mundo de una manera muy diferente a como lo hacen los adultos con los que tiene que convivir. Precisamente porque existe ese distanciamiento nos entretiene con sus reacciones divertidas y nobles. Más agreste y rebelde contra ese universo de las personas mayores es su inolvidable amigo Huckleberry Finn, que es un chico que vaga por las calles, que fue abandonado por sus padres y es cuestionado por la mirada prejuiciosa de los adultos; pero, sin embargo, admirado por los otros niños que ven en él la imagen misma de la libertad. Juntos vivirán aventuras humorísticas y dramáticas de las que podrán salir más airosos de lo que hubiera podido hacerlo cualquier adulto. Al final, al menos en apariencia, tanto Tom como Huck acabarán siendo conducidos a ese contexto de personas que crecerán y dejarán de ser niños.

 

Tom Sawyer, lo recuerdo muy bien, se convirtió nada más leer sus aventuras en mi héroe particular y, me temo, todo un ejemplo que imitar... para desesperación de mis padres. La libertad y la imaginación de Tom me sedujeron justo en un momento en que comenzaba a pensar que mi propia vida estaba llena de ataduras. Lo leí una y otra vez, tanto este volumen como su continuación, Las aventuras de Huckleberry Finn. Pocos libros reflejan con tanto acierto el paraíso y la libertad ingenua de la infancia.


 Elultimomohicano

El último mohicano, de James Fenimore Cooper

Ambientada en las luchas entre franceses e ingleses por el control de las colonias en el territorio de los Grandes Lagos, Cooper nos presenta en esta novela un mundo caído donde la belleza de la naturaleza ha sido mancillada por la violencia. Una apasionante historia de lealtades, luchas y venganzas que tiene como escenario la última frontera del Oeste norteamericano.

La trama se desarrolla en 1757, cuando un grupo formado por Alicia y Cora Munro, hijas del coronel Munro, el mayor Duncan Heyward, un guía indio llamado Magua y David Gamut, maestro de música, abandona el fuerte británico Edward de camino hacia el William Henry. Durante su trayecto se encuentran con Ojo de Halcón y sus dos amigos indios Chingachguk y su hijo Uncas. Sorprendidos por una traición, deberán sobrevivir en territorio hostil, atrapados entre las facciones en guerra y los indios hurones.

 

Este fue mi primer contacto con el Salvaje Oeste. Y, de paso, con los indios, los pueblos de las praderas y los bosques de América. Una historia por momentos oscura, dramática, de traiciones y venganzas, que me arrastró de la primera  a la última página y que me hizo contemplar a los pueblos sometidos con ojos nuevos. Una obra imprescindible de la literatura universal.


RobinsonCrusoe Robinson Crusoe, de Daniel Defoe

Robinson Crusoe naufraga y acaba en una isla desierta. Allí tendrá que hacer uso de su inteligencia y perspicacia para defenderse de los peligros que esconde el lugar, deshabitado solo en apariencia. Publicada en 1719, está considerado uno de los clásicos más leídos de todos los tiempos, y en rigor, se trata de la primera de las grandes novelas inglesas, un texto fundacional. Además de un libro de aventuras, lleno de inolvidables personajes, Robinson Crusoe es una de las primeras reflexiones narrativas sobre la soledad, la sociedad y las relaciones humanas.

 

La idea de naufragar en una isla desierta y sobrevivir en ella sin contar con nada más que nuestro ingenio, alejados durante años de cualquier contacto con otros seres humanos tiene algo muy atractivo. Y no solo para mí, a juzgar por el éxito que durante cientos de años ha tenido esta obra de Daniel Defoe. Y no me extraña: al final, nos habla de la capacidad de superación y de la fortaleza del espíritu humano, y eso siempre resulta curiosamente reconfortante.  


Kim de la India, Rudyard Kipling Kim de la India, de Rudyard Kipling

En las calles de Lahore, en la India colonial, vive, mendiga y se divierte Kimball O'Hara, conocido por todos como Kim, un muchacho huérfano de padres británicos pero indio de apariencia y de costumbres. Un día, al conocer a un anciano lama tibetano que viaja en busca del mítico río de la Flecha, Kim se decide a acompañarlo en su peregrinaje en condición de discípulo suyo. Pero este viaje iniciático será para Kim mucho más que un aprendizaje espiritual, puesto que el azar y su condición de angloindio convertirán al joven en una pieza importante de los servicios secretos británicos dentro del Gran Juego, la lucha soterrada que habían establecido Rusia y Gran Bretaña por el dominio de Asia central. Publicada originalmente en 1901, en un contexto a caballo de dos grandes culturas como son la india y la británica, Kim es sin duda la obra cumbre del Premio Nobel Rudyard Kipling y una de las mejores novelas de aventuras que se han escrito jamás.

 

Cuando oímos hablar de Rudyard Kipling, lo primero que nos viene a la cabeza es su magnífico El libro de la selva, que me gustó muchísimo, pero si tengo que elegir no lo dudo un segundo: me quedo con Kim de la India, un personaje fascinante, un chiquillo rebelde (ahora que lo pienso, muy parecido a Tom Sawyer o Huckleberry Finn), despierto, imaginativo y de gran corazón. Además, Kim me permitió echar una primera ojeada a un mundo hasta entonces desconocido para mí, la fabulosa India, cuya cultura me atrapó unos años después.


Los tigres de Momnpracen, de Emilio Salgari Los tigres de Mompracem, de Emilio Salgari

Sandokán, el tigre de Malasia, lleva diez años de lucha encarnizada contra los ingleses y sembrando el terror junto a su inseparable amigo Yañez de Gomera y una legión de piratas de los Mares del Sur. Despiadado con sus enemigos y generoso con los débiles, sus hombres, los tigres de Mompracem, le repetan y sienten por él una lealtad inquebrantable. Sandokán descarga su furia en la Isla de Mompracém contra los ingleses, sus eternos enemigos, hasta que oye hablar de la belleza de la hija del gobernador: la Perla de Labuán. Sandokán quedará como único superviviente, cuando es atacado cerca de Labuan, donde acudió para comprobar la belleza de Lady Mariana.

 

Por supuesto, Salgari no podía faltar en esta relación. ¡Cuántas horas devorando las aventuras de sus personajes, perdido en mares y tierras tan extraños como fascinantes! En este caso, el primero de la serie de Sandokán, reconozco que no recuerdo bien si primero fue el libro o aquella magnífica serie de 1976 protagonizada por Kabir Bedi. Da igual. Fuera como fuese, Sandokán, prototipo de noble indio valiente y generoso, se quedó para siempre conmigo. Y contribuyó no poco a engrosar la leyenda romántica de los piratas...


El corsario negro, Emilio Salgari El Corsario Negro, de Emilio Salgari

«Una encarnizada y sangrienta batalla se entabló en la explanada y ante los bastiones. Filibusteros y españoles luchaban con igual furor, empleando toda clase de armas, mientras que los soldados que permanecían en las almenas disparaban torrentes de metralla...».

La acción se desarrolla en el mar Caribe durante la época de esplendor de la piratería. Emilio de Roccanera, señor de Ventimiglia, más conocido como El Corsario Negro, ha jurado una terrible venganza por la muerte de sus hermanos a manos del gobernador de Maracaibo, el flamenco Wan Guld. Y en su cruzada personal, el destino pone en su camino los ojos grises de una mujer de innegable belleza que será su perdición...

 

Salgari otra vez, cómo no. Y piratas otra vez. ¡Cuánto daño ha hecho Salgari a los defensores del orden y la moral del mundo! Si Sandokán me hizo descubrir los mares del Sur y las selvas de Malasia, El Corsario Negro me hizo descubrir el Caribe y la isla de Tortuga. Por entonces ni sospechaba que me quedaría a vivir en ella para siempre, fascinado por ese apasionante y brutal período de la historia.


La llamada de la selva, Robert louis Stevenson

 La llamada de la selva, de Jack London

Buck es un perro acostumbrado a la plácida vida doméstica que, un mal día, es raptado y vendido a unos traficantes y trasladado a Alaska, donde conocerá la dura vida de los perros de trineo. En los fríos páramos árticos el perro Buck volverá a ser lobo. La llamada de la selva sigue siendo la novela que mejor expone la fina línea que separa lo salvaje de lo civilizado. Los abundantes detalles de la narración demuestran el buen conocimiento que Jack London tenía de Alaska y brillan con luz propia. Buck, el perro vigoroso que ha caído en manos de los buscadores de oro, demuestra con la devoción hacia su amo que los perros pueden ser más humanos que el hombre. Muerto su amo, seguirá la llamada del instinto, de la naturaleza ancestral y salvaje, para unirse a su hermano el lobo.

 

Ahora que estoy elaborando esta lista, me doy cuenta de que muchas de estas novelas me fascinaron porque me descubrieron mundos. Y el de los buscadores de oro en Alaska no solo era nuevo: también resultaba duro, hermoso y seductor. Con el aliciente extra de meterse en el pellejo de Buck, un perro valiente y leal como ningún otro. Años después, Alfaguara me encargó adaptar esta novela para el lector juvenil y entonces descubrí que no solo es una aventura emocionante, sino que está escrita con singular maestría. Una gozada que releí también siete u otro veces.


El lobo de mar, de Jack London

El lobo de mar, de Jack London

Tras chocar con un vapor el transbordador en el que viajaba, Van Weyden, un crítico literario, es rescatado por la fragata Fantasma. Pronto, le obligan a formar parte de la tripulación del barco, que se dirige hacia el norte a cazar focas. Van Weyden descubre un mundo brutal, un microcosmos que gobierna y domina el capitán del navío, Lobo Larsen. Un hombre sin escrúpulos y para quien la vida ajena no tiene ningún valor. Lobo posee, no obstante, una gran inteligencia y una vasta cultura autodidacta. La situación se complica al rescatar a unos náufragos, entre los cuales se encuentra una mujer. El conflicto entre el bien y el mal, y entre la fuerza bruta y la inteligencia protagonizan esta novela de aventuras, ambientada en el mar y en la vida de los cazadores de focas que tan bien conocía el autor.

 

Qué tremenda obra esta. Jack London en estado puro: el bien y el mal, la aventura y el mar, un viaje al corazón del ser humano. La pasión por el mar, que descubrí con Un capitán de quince años, se consolidó y fortaleció con esta novela, mucho más madura que la de Verne, o, al menos, mucho más compleja, más profunda e intensa. Un libro imprescindible, que hace soñar y que obliga a pensar. 


Las minas del rey Salomón, de Henry Rider Haggard

Las minas del rey Salomón, de Henry Rider Haggard

Las minas del rey Salomón (1885) fue la primera novela de aventuras ambientada en África en inglés. Con ella, Henry Rider Haggard creó a su personaje predilecto, el cazador Allan Quatermain, un hombre de acción cuyas relaciones con los nativos oscilan entre la mano dura y el paternalismo, entre el desprecio y la admiración. A finales del siglo XIX, Haggard colocó en las tierras de África, en parte inexploradas, a Allan Quatermain, el cazador de elefantes, enrolado en un viaje erizado de dificultades en busca de las portentosas minas del rey Salomón. Una sucesión de peligros, ocasionados por la naturaleza, las fieras o los nativos —que no entienden la idolatría de los blancos por las piedras— se interpondrá en su camino. De todo esto surge una pregunta esencial: si la civilización materialista y obsesionada por el dinero no será en el fondo más salvaje que esta tribus belicosas perdidas en el corazón de la selva.

 

En este repaso por los mundos que he ido descubriendo gracias a las lecturas faltaba África, en especial el África colonial, la de las sabanas y las selvas, la de las tribus perdidas y las culturas ancestrales. Y también la de los colonos europeos, con ese tufillo a racismo tan decimonónico, los cazadores y los aventureros exploradores. Todo eso aparece en esta novela, y de manera magistral, condenando al lector a una sucesión de emociones a cual más intensa. Deliciosa.  


A través del desierto, de Karl May

A través del desierto, de Karl May

Primer título de la serie de aventuras por tierras del profeta Mahoma protagonizada por el aventurero alemán Kara Ben Nemsi (Carlos, hijo de los alemanes) y su fiel criado musulmán Hachi Halef Omar, en A través del desierto ambos recorren las arenas del Sáhara desde el Sur de Argelia hasta las orillas del Nilo, y desde el Mar Rojo hasta la Meca, enfrentándose a toda serie de peligros, accidentes naturales, asesinos, bandidos, y piratas. Publicada originalmente en 1881 y troceada tradicionalmente en español en cuatro novelas: El rastro perdido, Los piratas del Mar Rojo, Los ladrones del desierto y Los adoradores del diablo.

 

No podía faltar en esta relación de mis mejores novelas de aventuras el alemán Karl May. Si Rider Haggard me hizo descubrir el África negra, Karl May me descubrió el mundo de los beduinos, los tuareg y la dura vida del desierto. Desde entonces, cada vez que veo un dromedario me acuerdo Karl May y de Kara Ben Nemsi, en cuya compañía recorrí muchas leguas por el Sahara...


 

¡Hasta aquí hemos llegado! Seguro que has leído muchos de estos libros, y seguro también que tienes algunos que se me han escapado de la lista.

 

¿Me cuentas cuáles son tus imprescindibles?

 

 

 ¡Espera, no te vayas todavía! ¿Te ha interesado este artículo? Regístrate aquí para recibir las próximas entradas y novedades en tu correo. 

 

 

Compártelo:
Pin It

¿Te gusta lo que acabas de leer? Haz clic aquí para recibir las próximas entradas y novedades en tu correo. Y, como regalo de bienvenida, podrás descargarte mi novela El bando perdedor.