En busca de la utopía: informe final de un viaje extraordinario

En busca de la utopía, informe final

Viajo en la Salvaje, mi furgoneta camperizada, persiguiendo historias, lugares y momentos.

En junio de este año 2021 inicié un proyecto largo tiempo imaginado: un viaje en busca de la utopía. Un largo periplo que pretendía comprobar si la utopía es posible, si es factible vivir bajo otras reglas más cooperativas, si existen alternativas viables a este sistema económico, político y social en el que estamos inmersos. Para ello, me puse en contacto con un buen número de ecoaldeas y proyectos de vida comunitaria de este país y les pregunté si podía visitarlas, conocerlas, si me dejaban hurgar bajo las alfombras vegetales de sus calles y averiguar cómo vivían y qué propósitos y filosofías las movían, cómo eran sus economías, sus formas de relación y organización política, su día a día.

El planteamiento inicial no podía ser más sencillo: vivimos en un sistema que hace aguas por todas partes. En los últimos cuarenta años, el neoliberalismo más despiadado ha incrementado las desigualdades sociales hasta extremos indecentes, los ecosistemas están cada vez más arrasados, el planeta entero se va a la mierda de la mano del cambio climático, los Estados reaccionan volviéndose cada vez más autoritarios, el trabajo es tan escaso como mal remunerado... Ante esta situación, ¿es posible vivir de otra manera, poner el acento en otros valores, llevar una vida más plena, comunitaria, igualitaria y satisfactoria?

Ahora, seis meses después, acabo de terminar el viaje. Y te aseguro que ha sido extraordinario, mucho más fascinante de lo que imaginaba cuando partí. Ha llegado la hora de recapitular y responder a la pregunta inicial: ¿es posible hacer realidad la utopía?

Leer más...

Escribir comentario (2 Comentarios)

En busca de la utopía: primer informe de un viaje excepcional

En busca de la utopía, primer informe

Viajo en la Salvaje, mi furgoneta camperizada, persiguiendo historias, lugares y momentos.

Si lees habitualmente este blog, ya sabrás que en junio de este año inicié un viaje por las ecoaldeas y experiencias de vida comunitaria de este país movido por la curiosidad, como siempre, y con una pregunta como guía: ¿existen alternativas a nuestra forma de vida, hay opciones viables a este sistema económico, político y social en el que estamos inmersos?

El planteamiento inicial no podía ser más sencillo: vivimos en un sistema que hace aguas por todas partes. En los últimos cuarenta años, el neoliberalismo más despiadado ha incrementado las desigualdades sociales hasta extremos indecentes, los ecosistemas están cada vez más arrasados, el planeta entero se va a la mierda de la mano del cambio climático, los Estados reaccionan volviéndose cada vez más autoritarios, el trabajo es tan escaso como mal remunerado... Ante esta situación, ¿es posible vivir de otra manera, poner el acento en otros valores, llevar una vida más plena, comunitaria, igualitaria y satisfactoria?

Esos fueron los motivos que hicieron que me pusiera en marcha para visitar ecoaldeas y proyectos que estuvieran desarrollando diferentes economías, distintas formas de relación grupal, nuevas actitudes de respecto a la naturaleza que nos acoge.

Ya he terminado la primera parte del viaje y estoy a punto de iniciar la segunda. Y os aseguro que está siendo un viaje excepcional...

Leer más...

Escribir comentario (4 Comentarios)

Viajando en furgoneta camper: A Pontenova, donde se esconden los mitos (segunda parte)

Viajando en furgoneta camper: A Pontenova, donde se esconden los mitos (segunda parte)

Viajo en la Salvaje, mi furgoneta camperizada, persiguiendo historias, lugares y momentos.

A Pontenova está lejos de haberme desvelado todos sus secretos. La ruta por las fragas me ha demostrado que las primeras impresiones ocultan a menudo las verdades más profundas.

Al atardecer, mientras presento en la Casa da Cultura, ante un público generoso y atento, mi libro Atravesando Galicia —en el que relato mi paso por esta localidad—, mientras explico los motivos que me llevaron a realizar el viaje, mi mente no deja de darle vueltas a esa idea: que la A Pontenova que entreví nueve meses atrás tiene poco que ver con esta A Pontenova que hoy he descubierto. Que la realidad siempre es polifacética, siempre compleja, mucho más rica de lo que nuestros sentidos, en un intento por aprehender a primera vista la realidad para desenvolvernos en ella, consiguen captar.

Y todavía no he vivido lo que me espera al día siguiente...

Leer más...

Escribir comentario (0 Comentarios)

Viajando en furgoneta camper: A Pontenova, donde se esconden los mitos (primera parte)

Viajando en furgoneta camper: A Pontenova, donde se esconden los mitos (primera parte)

Viajo en la Salvaje, mi furgoneta camperizada, persiguiendo historias, lugares y momentos.

En septiembre de 2020, durante mi viaje a pie a través de Galicia, llegué a una pequeña localidad lucense que hasta el momento me había pasado desapercibida. Apenas recordaba haberla atravesado en coche una o dos veces de camino a otra parte, pero nunca me había detenido en ella. La población, a primera vista, no es más que una larga hilera de edificaciones modernas alineadas en ambas riberas de un río: no hay en ella casco antiguo ni hermosas plazas medievales, ni iglesias o castillos destacables, nada salvo cuatro inmensas estructuras que a primera vista parecen gruesas chimeneas de ladrillo y que son en realidad antiguos hornos de calcinación para depurar el hierro.

Pero las primeras impresiones, a veces, están profundamente equivocadas. Antes de empezar mi viaje a pie a través de Galicia, Elena Iravedra, una mujer de la localidad que descubrió mi proyecto a través de las redes sociales, se puso en contacto conmigo para sugerirme que al pasar por A Pontenova me detuviera en la oficina de turismo, al cargo de Carlos Pardo, que se ofrecía a mostrarme la villa. También me dijo que hablara con otro pontenovés, Carlos Bermúdez, que conocía bien todo lo que la localidad tiene de especial.

Así lo hice: estuve una tarde entera hablando con ellos, que resultaron ser de lo más cordial, y descubriendo que A Pontenova era mucho más de lo que pensaba. Pero tenía que seguir mi camino. «Tienes que volver, Fran», me insistió Carlos Bermúdez. «Cuando publiques el libro, vienes, lo presentas aquí y te llevamos a las fragas y a las minas, vas a alucinar». Le prometí que lo haría.

Y así fue. En junio de 2021, recién publicado Atravesando Galicia, Carlos Bermúdez me llamó para recordarme mi promesa. Me puse en marcha en la Salvaje y me dirigí a A Pontenova para pasar un fin de semana. Y entonces sí, entonces descubrí de verdad lo asombrosa que es esta comarca, repleta de lugares que rezuman belleza. Y misterio. Porque, en efecto, A Pontenova es la tierra donde se esconden los mitos...

Leer más...

Escribir comentario (0 Comentarios)

Nuevo proyecto: «Utopías vivas», un viaje en furgo por las ecoaldeas y experiencias de vida alternativa

Utopías vivas un viaje en furgo

¿Existen alternativas a nuestra forma de vida? ¿Hay opciones viables a este sistema económico, político y social en el que estamos inmersos?

Con una economía cada vez más salvajemente neoliberal, en un mundo en el que priman las multinacionales, la publicidad omnipresente, el trabajo a destajo y la inseguridad galopante, ¿es posible quedarse al margen o, simplemente, organizarse de otra forma, hacer hincapié en otros valores, llevar una vida más plena, comunitaria, igualitaria y satisfactoria?

Cada vez somos más los que nos planteamos estas y otras muchas cuestiones relacionadas: personas que anhelan una vida más sencilla, más integrada, más natural. Personas hartas de vivir esclavizadas por horarios, jefes, exigencias y urgencias que desean volver al campo, recuperar el sentimiento de comunidad, romper con un sistema fallido y cada vez más desigual y experimentar relaciones más sanas.

Pero, ¿es posible? ¿Existen alternativas? Y, si existen, ¿son opciones viables o cantos al sol, experimentos fallidos, sueños rotos? ¿Hay, de verdad, comunidades en las que es posible recuperar el contacto con la naturaleza, con los ciclos de las estaciones y con las demás personas, lugares en los que vivir vidas más plenas y satisfactorias?

No son preguntas retóricas: al contrario, la pandemia brutal que hemos vivido, que todavía estamos viviendo, ha revitalizado estas cuestiones, ha hecho que cada vez más personas se planteen en serio la búsqueda de alternativas.

Somos multitud los que siempre nos hemos sentido atraídos por este tipo de experiencias, pero una cuestión es imaginar y otra ver, palpar, tocar, analizar. Una cuestión es soñar y otra comprobar. Y eso es lo que me propongo hacer...

Leer más...

Escribir comentario (4 Comentarios)