Déjame que te cuente: la batalla de Ponte Sampaio

Hay lugares que se incrustan en el inconsciente colectivo. Que son sinónimo de coraje y de valor, de entereza y osadía. Espacios que retratan el carácter de todo un pueblo. Ponte Sampaio es una de esas geografías grabadas a fuego en la memoria de Galicia.

Aquí tuvo lugar una de las batallas más desiguales y asombrosas de la historia. Aquí se enfrentaron un puñado de paisanos mal equipados y peor entrenados, con unos cañones de madera tallados a toda prisa y unos cuantos mosquetes mal engrasados por toda arma, contra el mejor ejército del mundo. Y aquí, el arrojo y la entereza triunfaron sobre la más poderosa máquina militar vista hasta entonces.

En Ponte Sampaio, a los pies del puente romano que cruza el río Verduxo, el todopoderoso Imperio Napoleónico sufrió una de sus primeras derrotas: la más humillante, la más inesperada. Fue el inicio del fin. Hoy cabría preguntarse si el espíritu de la Revolución Francesa que los soldados franceses traían en sus palabras y en sus sueños no habría sido, pese a las armas, una corriente de liberación que hubiera cambiado nuestra historia.

Quizá fuera así. Quizá el triunfo de Napoleón hubiera sido el triunfo de la razón frente a la prisión mental del absolutismo político y religioso. Pero los pueblos no entienden de razones: hablan con el corazón. Y Galicia, aquel día, en Ponte Sampaio, grabó en el alma de la historia una gesta de fortaleza y determinación.

¿Todavía no conoces este histórico lugar? Pues déjame que te cuente…

Ponte Sampaio Añadir un comentario

Leer más...

Déjame que te cuente: monte Lobeira

Hay lugares en los que la historia se oculta. Disimula cuando pasamos por su lado, como si jugara al escondite con nuestra curiosidad. Espacios humildes, que pasan desapercibidos para el viajero despistado pero que esconden tras su sencilla apariencia verdaderos tesoros.

Como este cerro que ni siquiera merece el nombre de montaña, con sus escasos trescientos metros de altitud. Y, sin embargo, el monte Lobeira es uno de esos sitios que guardan una densa historia de batallas y conquistas, de magias, hechizos, búsquedas y hallazgos. Porque Lobeira fue castro, torre y castillo antes de convertirse en la privilegiada atalaya actual, desde la que se divisa toda la comarca de Arousa.

¿Todavía no conoces este apacible lugar? Pues déjame que te cuente…

Lobeira

Añadir un comentario

Leer más...

Déjame que te cuente: la laguna de Antela

 A veces hay que echar a volar la imaginación. A veces, nuestros ojos nos engañan o nos cuentan solo parte de la verdad. Así sucede en la laguna de Antela, el que fue el mayor lago de agua dulce de España, situado en el corazón de la comarca de A Limia, en Ourense.

Aquí, los sentidos no son suficientes para descubrir todo lo que se esconde. Porque esta antigua laguna es un extraño territorio en el que los menhires compiten con las torres medievales, las campanas suenan bajo las aguas y los caballeros se transforman en mosquitos. ¿Todavía no conoces este asombroso lugar?

Pues déjame que te cuente…

Laguna de Antela

Añadir un comentario

Leer más...

Déjame que te cuente: el campamento romano de Porto Quintela

Una tierra perdida entre montañas, ríos y embalses. Un embalse que una vez fue río. Un río que pierde la memoria. Una memoria que nos habla de romanos y calzadas. Una calzada vigilada por un campamento de legionarios situado a la vera de un río que hoy es embalse… Sí, estamos hablando del campamento romano de Porto Quintela en Bande, en el sur de Ourense, a un tiro de piedra de Portugal. ¿Todavía no conoces este curioso lugar? Pues déjame que te cuente…

Porto Quintela

Añadir un comentario

Leer más...

Déjame que te cuente: el facho de Donón en Cangas

En el extremo oeste de la península de O Morrazo, entre la ría de Vigo y la de Pontevedra, se levanta una humilde construcción visible desde muchos kilómetros a la redonda: el Facho de Donón, una garita de vigilancia costera que al menos desde el siglo XVII sirve de refugio a los vigías encargados de alertar de los ataques piratas.

Pero el lugar donde se levanta el Facho esconde mucho más: rodeado de espectaculares vistas, colgado sobre un acantilado de casi doscientos metros de altitud que cae a pico sobre el mar, esta cumbre alberga también un poblado castreño y el que es, probablemente, el santuario de peregrinación más antiguo de Galicia, dedicado al dios Bero Breo. ¿Todavía no has visitado este mágico lugar? Pues déjame que te cuente…

Donon

Añadir un comentario

Leer más...