Libros extraordinarios que te costará (mucho) encontrar: «Escogimos las islas», de Arthur Grimble

Libros estupendos que te costará encontrar, Escogimos las islasUno de los misterios insondables del mundo editorial es la razón por la que algunos libros magníficos desaparecen de las librerías en un abrir y cerrar de ojos y otros, a veces verdaderos bodrios, se reeditan una y otra vez.

Pero hay libros que no me resigno a que se olviden, y de ahí esta sección, dedicada al rescate de las joyas literarias perdidas, todos esos libros maravillosos que la dictadura del mercado nos hurta, como sucede con Tras la huella del hombre rojo, de Lorenzo Mediano, del que te hablé aquí. ¡A ver si algún editor coge el testigo y se anima a reeditarlo!

Hoy te quiero hablar de otro libro magnífico, pero en este caso no se trata de una novela, sino de un volumen que cuenta las experiencias del autor en las islas Gilbert y Elice, en los Mares del Sur, en las primeras décadas del siglo XX. ¿A que tiene buena pinta?

 

Tras la huella del hombre rojo

Escogimos las islas, de Arthur Grimble

Este notable libro es la historia de aquellos dramáticos y románticos atolones del Pacífico Central, las islas Gilbert y Elice, entretejida con el relato del viaje efectuado a ellas por el autor, el cual, al día siguiente de su casamiento en 1913, salió de Inglaterra con su esposa para dirigirse al rincón más remoto del Imperio británico, donde hasta entonces nunca habían visto un cadete del Servicio Administrativo Colonial. El argumento del libro es el ambiente de las islas y el relato de los años transcurridos en ellas por el autor entre pescadores y balleneros, brujos y comadres, luchadores y poetas de una raza alegre y de noble corazón.

 

En la década de 1960, en una España pacata, provinciana y constreñida por la imposición ideológica de una dictadura política y religiosa, la Editorial Labor abrió de repente una ventana al mundo a través de la que entró una vivificante brisa fresca, que traía aromas de mares y tierras muy lejanos, de gentes y costumbres exóticas. Fue un respiro mental, un balón de oxígeno para tantas mentes inquietas sometidas a la estrechez mental de curas y fascistas patrios. 

La ventana en cuestión fue una magnífica colección de libros de viajes, editados en tapa dura y con sobrecubierta, que recogía títulos de lo más variado, historias de viajeros y exploradores de los cinco continentes. Descubrí la colección en casa de una tía aficionada a la lectura cuando era muy pequeño y me lancé a devorarla. Todavía recuerdo la fascinación que me despertaban aquellos títulos sugerentes que hablaban de tierras ignotas...

Uno de aquellos títulos era este Escogimos las islas, de Arthur Grimble, un funcionario británico destinado en los Mares del Sur durante gran parte de su vida profesional, que narra en estas páginas su peripecia vital. Y lo hace con una cercanía que atrapa enseguida la atención del lector.

Escogimos las islas es una puerta abierta a un mundo ya desaparecido, ese Pacífico de Stevenson y Melville todavía dominado por potencias coloniales y surcado por rudos marineros. Por él desfilan funcionarios ingleses, traficantes de aceite de copra, misioneros anglicanos y católicos en dura competencia e indígenas dueños de una cultura viva, pero ya herida y en trance de desaparición.

Grimble alterna la relación de sus experiencias con anécdotas que reflejan la vida de los isleños, sus creencias y su complejo universo mental. El resultado es un fresco tan ameno como sorprendente, y un volumen que se lee como una novela y que deja un poso de nostalgia, la añoranza de un mundo mucho más ingenuo, al menos en la imaginación. Una delicia de lectura para soñar con tierras muy lejanas...

 

 

   Dónde conseguirlo
    Iberlibro logo

 

 

¿Conocías al autor? ¿Lo has leído?

 

Banner Lo extraordinario

Anuncio Medievalario, de Fran Zabaleta

  Anuncio historias 2

 

 

 

Compártelo: