10 libros de viajes sobre la exploración del mundo

-

10 libros de viajes sobre la exploración del mundo

Hace unos meses te propuse 15 novelas sobre la exploración y conquista del mundo, quince relatos sobre algunas de las expediciónes más asombrosas y temerarias de la historia.

Hoy vuelvo a la carga sobre el mismo tema (¡está claro que me fascina!), pero dándole una vuelta de tuerca que te va a ofrecer una perspectiva completamente diferente: en esta ocasión no se trata de una relación de novelas, sino de libros de viajes escritos por sus protagonistas.

Expediciones a los polos, ascensos a las montañas más altas del planeta, recorridos a pie a través de selvas primitivas, viajes por el desierto a lomos de camellos, travesías en barco de vela... ¿Me acompañas al fin del mundo?

 

Portada de Dersu Uzala

Dersu Uzala, de Vladimir Arseniev

Cuando en 1906 Vladimir Arseneiev, oficial del ejército del zar y explorador, regresó a Moscú de su primera expedición, con mapas de los desconocidos confines de Siberia y fue recibido como un héroe, su primera reacción fue protestar y pedir reconocimiento para el que consideraba artífice de su proeza, Dersu Uzala, el cazador Dersu, un hombre sencillo capaz de descifrar con prodigiosa intuición los secretos de la taiga y el guía que salvó la vida de Areneiev y de sus hombres en varias ocasiones.

Como tributo a Dersu, Arseneiev escribió las memorias de sus viajes. Además de obras maestras sobre la exploración y la etnografía no científica, son por encima de todo un hermoso homenaje a la naturaleza. Un clásico de la literatura de viajes cuya adaptación al cine por el director Akira Kurosawa mereció el Oscar a la mejor película.

 

Te dejo una reseña publicada en el blog de Alexis Ravelo

 


Portada de Un forastero en la selva, de Eric Hansen

Un forastero en la selva, de Eric Hansen

La isla de Borneo es un continente en sí misma, un territorio de una prodigiosa diversidad y que cuenta con algunos de los parajes más inexplorados y remotos del planeta.

Eric Hansen, viajero empedernido que ha redorrido Afganistán, Nepal, Extremo Oriente, Australia y Oriente Medio, se sumergió entre sus selvas a pie, solo, sin más ayuda que un buen mapa y una mochila por lugares donde, según los nativos, «solo pueden viajar los espíritus». Convivió durante muchas semanas con gente encantadora y superó exitosamente asechanzas y peligros en este rincón recóndito del planeta. 

Explorador sin ansias de fama, Un forastero en la selva es el relato de este hombre que fue más allá de los bordes de la civilización y regresó después de haber cruzado la isla.

 

 

Te dejo una reseña publicada en Viajeros

 


Portada de Dos años al pie del mástilDos años al pie del mástil, de Richard Henry Dana

En 1834, Richard Henry Dana, estudiante de Harvard, hijo de un abogado, partía de Boston como marinero raso en el buque mercante Pilgrim rumbo a California por la ruta del cabo de Hornos.

A su regreso escribiría Dos años al pie del mástil, con el propósito de «dar a conocer la vida del marinero corriente en la mar tal y como es: con sus luces y sus sombras».

Desde su publicación en 1840, la literatura del mar ya no pudo ser la misma: Dana estableció, de hecho, la pauta de un nuevo género, caracterizado por su realismo y autenticidad, y por el conflictivo desplazamiento de un narrador de formación culta y gentil a ambientes rudos y remotas regiones donde entra en contacto con una naturaleza primitiva y unos pueblos sin civilizar.

 

Te dejo una reseña en La República Cultural

 


Portada de Annapurna

 Annapurna, de Maurice Herzog

Obra clásica de la ascensión al primer ochomil.

Francia, tras la II Guerra Mundial, quiere curar sus heridas con patriotismo e imponerse a ingleses y alemanes en la conquista del Himalaya.

Bajo el mando de Maurice Herzog, la élite del alpinismo francés (Lachenal, Couzy, Schatz, Rebuffat, Ichac, Oudot y Terray), porteadores y sherpas, emprenden una aventura casi imposible, con multitud de problemas: mapas erróneos y amenaza de mal tiempo.

En  tan solo doce días: la cima. El tres de junio de 1950, Maurice Herzog y Louis Lachenal llegaban a la cima del Annapurna, convirtiéndose en los primeros seres humanos que coronaban una montaña de más de ochomil metros, escapando milagrosamente de la muerte.

En los meses siguientes, mientras se recuperaba en el hospital de sus terribles amputaciones (que le dejarían sin los dedos de las manos y los pies), Herzog dictó Annapurna primer ochomil, una de las obras cumbre de la literatura expedicionaria de montaña.

 

Te dejo una reseña en Novela Histórica

 


Portada de La expedición de la Kon-Tiki, de Torn Heyerdahl

La expedición de la Kon-Tiki, de Thor Heyerdahl

Tras descubrir que los predecesores de los incas y los antiguos habitantes de ciertas regiones de la Polinesia adoraron a un mismo dios solar llamado Kon-Tiki, Thor Heyerdahl dedujo que los primeros pobladores de las islas del Pacífico fueron americanos de los tiempos preincaicos. Pero otros investigadores objetaron que en aquella remota época, los aborígenes peruanos solo poseían balsas, con las que era imposible cruzar el Pacífico.

Para demostrar la exactitud de su hipótesis, Thor Heyerdahl hizo construir una balsa, fiel imitación de los modelos antiguos, y, en compañía de cinco camaradas, intentó la experiencia y la llevó a feliz término.

Por una venturosa coincidencia, el sabio etnólogo e intrépido explorador que nos refiere la aventura es también un escritor notable: posee un admirable don descriptivo, un delicioso humorismo, un estilo claro y vivaz. Tales atractivos acrecentan el valor de un relato cuyos sucesos son ya de por sí comparables con las más sorprendentes creaciones de la imaginación.

 

 

Te dejo una reseña en Montañismo

 


Portada de En busca de las fuentes del Nilo, de Tim Jeal

En busca de las fuentes del Nilo, de Tim Jeal

A mediados del siglo XIX, el lugar de nacimiento del Nilo seguía siendo uno de los mayores misterios del planeta, como lo había sido desde la época de los faraones. Fue entonces, entre 1856 y 1876, cuando siete grandes exploradores, entre los cuales figuraba una mujer (Burton, Speke, Grant, Baker, Florence von Sass, Livingstone y Stanley) arriesgaron sus vidas compitiendo por desvelar el secreto de las fuentes del gran río en una serie de arriesgadas expediciones, puntuadas por sufrimientos, enfermedades y muertes, que les permitieron revelar al mundo el corazón de un África hasta entonces ignorada.

Descubrieron lagos como el Tanganica y el Victoria, fueron los primeros blancos en llegar a los reinos de Buganda y Bunyoro, denunciaron el tráfico de esclavos y propusieron soluciones que, pensadas para mejorar la vida de los africanos, acabaron conduciéndolos a la sujeción colonial.

Tim Jeal, premiado por los críticos por su biografía de Stanley, nos ofrece una apasionante visión, basada en nuevas investigaciones, de una gran epopeya.

 

Te dejo una reseña en el blog Res Publica Restituta

 


Portada de El descenso del Amazonas, de Joe KaneEl descenso del amazonas, de Joe Kane

Hasta 1985 nadie había recorrido toda la longitud del Amazonas, unos 6.300 kilómetros. Ese año, un grupo de nueve hombres y una mujer emprendió un increíble viaje a pie, en balsa y en kayak, que les llevaría a atravesar algunas de las últimas regiones no exploradas del planeta. Fueron los primeros que consiguieron recorrer en su totalidad del río más salvaje del mundo.

Se trataba de una expedición variopinta, compuesta por polacos, ingleses, costarricenses, estadounidenses. Kane relata los avatares del viaje: frío glacial en los Andes, lluvias tropicales, enfermedades misteriosas, su apresamiento por un grupo de guerrilleros de Sendero Luminoso, encuentros con indios, el peligro de los rápidos...

Tras seis meses de peripecias, solo cuatro miembros de la expedición lograron alcanzar su objetivo: el Atlántico.

 

Te dejo una reseña en el blog La Tierra de los Libros

 


Portada de Mal de altura, de Krakauer

Mal de altura, de Jon Krakauer

Mal de altura se ha convertido en una lectura obligada para todo amante de la literatura de montaña, de aventura o de viajes. Un best seller internacional tanto por la calidad de la historia como por el acierto con el que su autor, Jon Krakauer, nos narra lo sucedido.

Jon Krakauer partió hacia el Himalaya en 1996 para escribir un reportaje sobre la creciente explotación comercial del Everest. Su intención era analizar los motivos de que tanta gente esté dispuesta a someterse a riesgos antes reservados a alpinistas profesionales.

Tras coronar la cima más alta de la Tierra, Krakauer comenzó el peligroso descenso, pero no todos lo consiguieron; hubo muertes, hubo heridos y mucha controversia. Esta obra suscitó tanta polémica que Krakauer se vio obligado a escribir un post scriptum de réplica. El tiempo se detiene mientras Krakauer perfila y relata conmovedoramente lo sucedido.

 

Te dejo la reseña de Raúl Prieto Fernández

 


Portada de Sur, de Ernest Shackleton

Sur, de Ernest Shakleton

Sir Ernest Shackleton es uno de los exploradores más conocidos y reconocidos de la breve historia de la exploración polar. Y todo ello pese a no haber conseguido jamás ninguno de los objetivos de sus expediciones.

En el caso de la Expedición Imperial Transantártica (1914-1917), que pretendía realizar la primera travesía integra de la Antártica, ni siquiera se llegó a pisar tierra firme en el continente.

Su mayor mérito, sin duda, está en que siempre supo en qué momento abandonar la misión y dedicar todos los recursos, por pocos que fueran, a sobrevivir. Habilidad, suerte y buena compañía son los ingredientes que siempre hicieron posible la vuelta a casa.

 

Te dejo con una reseña en El Mundo

 


Portada de Arenas de Arabia, de Wilfred ThesigerArenas de Arabia, de Wilfred Thesiger

Wilfred Thesiger pasó cinco años en el peor desierto del mundo, el del sur de Arabia, compartiendo con los beduinos el diario afán de vencer el hambre y la sed, de superar las marchas interminables bajo un sol despiadado y sobrevivir a las noches gélidas y al peligro mortal de que se descubriese su carácter «infiel», es decir, su religión cristiana.

Fue el primer europeo en visitar gran parte de aquellas arenas, y justo antes de abandonarlas se produciría un hallazgo que cambiaría para siempre la geografía humana: los yacimientos petroleros. Por ello, en palabras de su autor, este libro es «un homenaje a un pasado perdido y un tributo a sus gentes, otrora magníficas».

Wilfred Thesiger (Addis Abeba, 1910 - Londres, 2003), de ascendencia aristocrática y educado en Eton y Oxford, fue un viajero apasionado. Recorrió Sudán, Abisinia, Siria, Arabia, Irak y Kenia, entre otros lugares remotos. Es sobre todo conocido por sus libros de viajes, Arenas de Arabia y Los árabes de las marismas.


Te dejo una reseña del blog Un libro al día

 


 

¿Cuál es tu libro de viajes preferido? ¿Me lo cuentas en los comentarios?

 

¡Espera, no te vayas todavía! ¿Te ha interesado este artículo? Un poco más abajo puedes registrarte para recibir las próximas entradas y novedades en tu correo. Un boletín cada 15 días cargado de cosas interesantes. ¡Palabra de escritor! 

 

¿COMPARTES?

¿Te gusta lo que acabas de leer? Haz clic aquí para recibir las próximas entradas y novedades en tu correo. Y, como regalo de bienvenida, podrás descargarte mi novela El bando perdedor.