«Un año en los bosques», de Sue Hubbell: serenidad natural

-

Un año en los bosques, Sue Hubbell Reconozco que con los años me vuelvo cada vez más predecible. A estas alturas, por muy despistado que ande, ya me voy conociendo a mí mismo y sé de sobra qué va a disparar mi imaginación. Qué portadas me van a entrar por los ojos y me van a obligar a coger el libro para hojearlo.

Sí, esta de la izquierda es un buen ejemplo. De hecho, hacía tiempo que le tenía ganas no ya al libro, sino a la editorial que lo ha publicado, Errata Naturae, y a la colección de la que forma parte, Libros salvajes, una fascinante serie de títulos centrados en el mundo natural que me hacen la boca agua cada vez que se me cruzan por delante.

Por cierto: si visitas de vez en cuando este bloc, ya sabrás que acabo de crear una editorial personal, Los libros del salvaje, en la que he publicado mi Viaje al interior. 80 días en furgo por la España olvidada. La similitud de nombres es una mera coincidencia (cuando se me ocurrió no conocía todavía esta colección), pero no deja de ser lógica, dado lo mucho que me atrae la naturaleza.

Un año en los bosques, de Sue Hubbell, es el primer libro de la editorial que leo. Un texto relativamente breve, de apenas trescientas páginas, que refleja perfectamente la idea central de la colección: reflexionar sobre el mundo natural y las alternativas a nuestra forma de vida. 

En 1973, Sue Hubbell, bióloga y bibliotecaria, decidió dejar atrás su vida urbana e irse con el que por entonces era su pareja, Paul, a un lugar perdido del interior de Estados Unidos, la meseta de Ozark, un paraíso natural formado por extensos bosques casi vírgenes en el estado de Misuri. Al poco tiempo Paul regresó a la ciudad y Sue se quedó sola en los Ozark, dedicada a la apicultura.

Un año en los bosques es la historia de ese retorno a la naturaleza. El título resulta engañoso: no narra la vida durante un único año en los Ozark, sino la experiencia de una docena de años concentrada en cuatro estaciones, de primavera a primavera. Una vida cíclica, marcada por el paso de las estaciones y las faenas propias de cada momento del año, por el contacto íntimo con la naturaleza y por la observación sosegada de cuanto le rodea.

No hay nada excepcional en Un año en los bosques... y es esa ausencia de excepcionalidad lo que lo convierte en un libro memorable. Sue Hubbell habla con sencillez de lo que vive y de lo que le apasiona: por supuesto de las abejas, pero también de los pájaros, de las hormigas, los ácaros, las polillas, de los cambios que se van produciendo en el paisaje, de sus vecinos, de las luchas por evitar la construcción de una presa, de las flores, de sus perros...

 

Durante los últimos doce años he aprendido que los árboles necesitan espacio para crecer, que los coyotes cantan junto al arroyo en enero, que en el roble solo se puede clavar un clavo cuando está verde, que las abejas saben más que yo sobre la fabricación de miel, que el amor puede convertirse en tristeza y que hay más preguntas que respuestas.

 

El resultado es un libro de lectura sosegada que transmite serenidad. Que invita, sin expresarlo en ningún momento, a reconectar con nuestros ritmos vitales, a detenernos y disfrutar de una puesta de sol o del frío de una mañana de invierno. Un libro que se lee de una sentada, pero que se disfruta mucho mejor poco a poco. Entretenido, reflexivo, lúcido y realista, no busca idealizar la naturaleza sino que asume como inevitable la dureza de la vida y, pese a ello, la celebra y la goza intensamente.

Decía al principio que cada vez me vuelvo más predecible: nada más descubrirlo me sentí atraído por este libro, y la lectura solo ha confirmado el impulso. Si te ha pasado lo mismo, no lo dudes y hazte con él, no te va a decepcionar. Pero solo si te ha pasado lo mismo, porque esta es una de esas lecturas que se saborean mejor en ese punto de la vida en que comenzamos a disfrutar no solo de las grandes gestas, sino también, y quizá sobre todo, de las pequeñas cosas.

 

¿Lo has leído? ¿Te resulta interesante? Coméntamelo más abajo, anda...

 

Viaje al interior. 80 días en furgo por la España olvidada

 

 

 ¡Espera, no te vayas todavía! ¿Te ha interesado este artículo? Regístrate aquí para recibir las próximas entradas y novedades en tu correo. 

 

 

Compártelo:
Pin It

¿Te gusta lo que acabas de leer? Haz clic aquí para recibir las próximas entradas y novedades en tu correo. Y, como regalo de bienvenida, podrás descargarte mi novela El bando perdedor.