«Libre y salvaje, la gran aventura de la vuelta al mundo a pie», de Ignacio Dean: a golpe de voluntad

Libre y salvaje, Ignacio Dean Hay libros que te sacan los colores y te hacen soñar. Que te hacen ver tus pequeñas aventuras como simples juegos de niños, como si construyeras castillos de arena en la playa. Y, al mismo tiempo, te despiertan el deseo de volar.

Este es uno de esos libros: el relato de un viaje imposible, de un sueño de libertad que, a golpe de esfuerzo, de sufrimiento y de una férrea voluntad, terminó convirtiéndose en realidad. 

Ignacio Dean es un malagueño que en 2011, a sus treinta y pocos años, se le metió en la cabeza un proyecto de esos que, cuando se te ocurre por primera vez, no es más que un delirio, una fantasía imposible: dar la vuelta al mundo a pie. Recorrer el planeta por entero, caminando libre de ataduras y horarios, descubriendo paso a paso culturas, tradiciones, paisajes y gentes.

Sí, una locura. Un hermoso sueño de libertad.

Pero Ignacio debe de ser alguien muy especial, porque la idea siguió ahí, rondándole el deseo, hasta que decidió lanzarse. Y lo hizo: el 21 de marzo de 2013 emprendió la marcha hacia el este desde la Puerta del Sol, en Madrid...

Añadir un comentario

Leer más...

Mis 15 novelas de aventuras imprescindibles

MIs 15 novelas de aventuras imprescindibles

¿Te acuerdas de aquella novelas de aventuras que devorabas a los doce, trece, catorce años? Sí, hablo de autores que conoces de sobra: Salgari, Verne, Stevenson, Karl May... Siempre pensé que los libros que leemos en esa etapa de la vida marcan nuestros gustos adultos y, en gran medida, nuestra forma de ver el mundo, nuestros sueños y nuestras aspiraciones.

En mi caso, lo tengo claro, aquellas fueron las mejores novelas de aventuras que leí nunca: las que me hicieron escritor, las que me hicieron desear vivir aventuras y crear mundos. De aquellos barros, estos lodos...

Pero, ¿cuáles nos han marcado, de entre los cientos que hemos devorado? Elaborar una «lista de las mejores novelas de aventuras» es siempre arriesgado, pero esta semana me he lanzado al agua de cabeza. Aunque sé bien que corro el peligro de olvidarme de alguna fundamental, o de que se me cuele otra a la que la memoria ha magnificado, ¡que no se diga!

Esta es la lista de mis quince novelas de aventuras imprescindibles. ¿Coinciden con las tuyas?

Añadir un comentario

Leer más...

Novela histórica española: tesoros escondidos y dónde encontrarlos (6)

Novela historica espanola tesoros escondidos 6

Cada año se publican miles de novelas históricas en nuestro país. Imposible seguirles el rastro, imposible leerlas todas. Inevitablemente, cada año quedan enterradas entre toneladas de papel un buen puñado de novelas históricas españolas que acumulan méritos sobrados para estar en boca de todos. Historias de gran calidad a las que el mercado y la voracidad de las novedades no han dado tiempo para llegar a más lectores. Pero que los merecen y, a menudo, mucho más que otras que andan de boca en boca.

¿Quiénes mejor que los blogueros literarios, esas curiosas criaturas de curtidas papilas gustativas, para descubrirnos tesoros literarios escondidos?

En cada entrega de esta serie pongo contra las cuerdas a un bloguero o una bloquera y le obligo (con refinadísimas técnicas de tortura que, no insistas, no te voy a desvelar) a que me cuente qué novelas históricas poco conocidas le han parecido realmente brillantes y cree que merecen ser mucho más leídas...  

Añadir un comentario

Leer más...

«El taxidermista», de Juan Manuel Sainz Peña: una inmersión en el Madrid de los Austrias

El taxidermista sainz pena Esto me va a costar, ya te lo advierto: me va a costar ser objetivo, aunque lo intentaré. Pero, ¿cómo vas a serlo al reseñar una novela en la que uno de los personajes eres tú? 

Sí, has leído bien: uno de los personajes de El taxidermista soy yo. Y no me refiero a que coincidamos en el nombre. Qué va. Me refiero a que uno de los protagonistas soy yo mismo. O, al menos, un trasunto mío visto a través de los ojos del autor y trasladado al siglo XVII: un Fran Zabaleta vigués, calvo y escritor de novelas históricas como La cruz de ceniza, convertido en tabernero en el Madrid de los Austrias. 

Ya. Cosas veredes, amigo Sancho. Te aseguro que es de lo más curioso pasar una página y leer, en el encabezado de un capítulo: Madrid. Taberna de Fran Zabaleta. Y unas líneas más abajo encontrar que dicen de ti:

 

«Se arrimaba a la taberna de Fran Zabaleta, un vigués de mirada atenta, zascandil y truhan con los vinos que servía (...) Bablia había leído muchos de los escritos de Zabaleta, libros que hablaban de tiempos no tan remotos, de caballería, héroes y meigas de su tierra. Todo tratado con esa suerte de retranca tan gallega, que ora parece que afirma y al punto niega...»

 

La culpa del desaguisado la tiene Juan Manuel Sainz Peña, un escritor jerezano del que ya os he hablado más de una vez y que ha colaborado en este blog con un interesante artículo, Todo lo que no ves cuando lees novela histórica), posiblemente el escritor más galardonado del país. Nos conocimos hace algunos años y desde entonces hemos compartido buenos momentos por los tabancos de su tierra, con una jarra en la mesa y conversando, cómo no, sobre este duro oficio que compartimos. Quizá de ahí le vino la idea de convertirme en tabernero...

Añadir un comentario

Leer más...

«Los senderos del mar», de María Belmonte: el placer de caminar

 

Los senderos del mar Maria Belmonte De vez en cuando un libro te abre la puerta a un mundo inesperado. Te agarra por el cuello y te obliga a mirar en una dirección en la que, vete a saber por qué, nunca habías mirado.

Los senderos del mar, de María Belmonte, es uno de esos libros. Un texto luminoso e inspirado que cuenta algo muy sencillo: un viaje a pie por la costa vasca, un recorrido que, en la pluma de la autora, se convierte en una excelente excusa para dejar volar la imaginación.

María Belmonte debutó hace unos años con un (dicen) extraordinario libro de viajes que todavía tengo pendiente, Peregrinos de la belleza, en el que contaba la historia de los aristócratas ingleses, alemanes y franceses que a finales del siglo XVIII convirtieron Italia y Grecia en lugar de obligada peregrinación estética, un viaje que pronto se conoció con el nombre de Grand Tour.

En esta nueva obra, Los senderos del mar, cabe de todo y nada sobra. La excusa es el camino; el objetivo, tirar del hilo de la memoria. Caminar, dejarse llevar. Comprender, un poco más, dónde estamos.

Belmonte nos habla del placer que le produce andar a pie, del esfuerzo y la gratificación, de la dureza y el gozo que le proporciona la lluvia y, mientras lo hace, nos trae a la memoria las palabras de grandes caminantes, viajeros y naturalistas: Thoreau, Patrick Leigh Fermor, Paul Theroux...

Añadir un comentario

Leer más...