«Gente normal», de Sally Rooney: una honesta (y hermosa) novela sobre las relaciones humanas

Gente normal Sally Rooney No me preguntes cómo llegué a Gente normal, de Sally Rooney, qué fue lo que la puso en mi radar, porque no tengo ni idea. Imagino que, como sucede con las novelas realmente extraordinarias, su calidad ha ido imponiéndose silenciosamente, poco a poco, como se expande una mancha de aceite... de oliva virgen extra, en este caso.

Lo importante es que en algún momento me puse con ella y desde las primeras líneas supe que estaba ante una historia que me iba a tocar la fibra sensible. Que me iba a emocionar, y mira que cada vez es más difícil, por desgracia, que algo así suceda, que uno tiene ya años y callos de sobra. Pero lo ha hecho: me ha emocionado. Y, también, me ha hecho añorar tiempos de mi vida que ya creía olvidados...

 

Gente normal

Gente normal, de Sally Rooney

 

Marianne y Connell son compañeros de instituto pero no se cruzan palabra. Él es uno de los populares y ella, una chica solitaria que ha aprendido a mantenerse alejada del resto de la gente. Todos saben que Marianne vive en una mansión y que la madre de Connell se encarga de su limpieza, pero nadie imagina que cada tarde los dos jóvenes coinciden. Uno de esos días, una conversación torpe dará comienzo a una relación que podría cambiar sus vidas.
Gente normal es una historia de fascinación mutua, de amistad y de amor entre dos personas que no consiguen encontrarse, una reflexión sobre la dificultad de cambiar quienes somos. La segunda novela de Sally Rooney acompaña durante años a dos protagonistas magnéticos y complejos, dos jóvenes que llegamos a entender hasta en su contradicción más sonada y en sus más graves malentendidos. Esta es una historia agridulce que muestra cómo nos conforman el sexo y el poder, el deseo de herir y ser herido, de amar y ser amado. Nuestras relaciones son una conversación a lo largo del tiempo. Nuestros silencios, lo que las define.

 

«¿Una historia de amor? ¿Me has recomendado una historia de amor, Fran?», me preguntó hace poco, con cara incredulidad, Doris, una buena amiga, tras leerse, por consejo mío, Juntos, nada más, de Anna Gavalda. «Pues sí, una historia de amor. Pero mucho más también...».

Pues Gente normal es el mismo caso: sí, es una historia de amor, bella, profunda, dolorosa y sensible. Pero es también mucho más: un retrato de una generación, un descarnado viaje a la complejidad de los sentimientos, a la construcción de la identidad personal, un análisis certero de las contradicciones y de la potencia vital de la juventud. Un viaje que deja un poso de melancolía, como cuando ese entrañable amigo que nos ha visitado parte de nuevo y nos deja con la nostalgia de los recuerdos compartidos. 

Sí, es una historia de amor, bella, profunda, dolorosa y sensible. Pero es también mucho más: un retrato de una generación, un descarnado viaje a la complejidad de los sentimientos, a la construcción de la identidad personal, un análisis certero de las contradicciones y de la potencia vital de la juventud.

Sally Rooney construye una historia poderosa que no está hecha solo de argumento, tramas y sucesos: está hecha de palabras. Una escritura despojada de florituras, casi desnuda, que constribuye a crear una atmósfera absorbente, a provocar ese estado de agitación íntima que acompaña al lector durante su viaje. Incluso la supresión de recursos habituales como el uso de las rayas de diálogo contribuye a la construcción del hermoso e inteligente edificio de la historia. De alguna forma, al desnudar el texto de artificios, desnuda también el alma de los protagonistas. El resultado es una inmersión en nuestro interior que no nos deja indiferentes.

Y eso se nota: la novela ha obtenido un buen puñado de reconocimientos, como el Costa Novel Award, el Irish Novel of the Year, etc. Por cierto: la novela no ha pasado desapercibida para los creadores de series. Sí, hay una serie basada en el libro. También la he visto y es deliciosa: la vas a devorar. Eso sí, yo te recomendaría que la vieras después de leer el libro, que obviamente es más completo y complejo, pero eso ya es cosa tuya...

 

 

Dónde conseguirlo
amazon   Iberlibro logo

 

Anuncio Medievalario, de Fran Zabaleta

Banner Lo extraordinario

 

 

Compártelo: