«En casa», de Bill Bryson: la fascinante historia de las pequeñas cosas

-

En casa, una breve historia de la vida privada, Bill Bryson En casa. Una breve historia de la vida privada, de Bill Bryson, no es un libro: es una delicia con hojas. Un exquisito manjar para paladares inquietos. Un banquete tan enjundioso como abundante servido con la pericia de un maestro de ceremonias.

Y no es para menos, porque Bill Bryson, autor de espléndidas obras como Una breve historia de casi todo y de libros de viaje tan jugosos como En las antípodas, es un excelente divulgador, uno de los escritores actuales más amenos e ingeniosos que conozco, tan erudito como entretenido. Si has leído mi Viaje al interior, seguro que ya lo conoces, porque es uno de los autores que cito con más frecuencia.

En casa parte de una premisa muy atractiva: hay muchas historias posibles. En el colegio nos enseñan la historia de las grandes batallas, las conquistas, las exploraciones y los imperios. Pero bajo esa historia oficial existe otra mucho más cercana e igualmente trascendental para nuestras vidas, si no más: la historia de las pequeñas cosas, la de los inventos y los inventores, la de los mil avances que nos facilitan la vida, muchos tan cotidianos que tendemos a pensar que siempre han estado ahí: de la iluminación a la conservación de los alimentos, de la moda a la calefacción, del azúcar a las puertas y ventanas, pasando por los retretes o la anestesia.

La excusa para tan seductor viaje no puede ser mejor: Bill Bryson nos cuenta la historia de su propia casa, una vieja rectoría construida en 1851 y emplazada en un pueblecito de Norfolk, en Inglaterra. Partiendo de un plano de la vivienda, vamos recorriendo estancia tras estancia, del dormitorio al cuarto de baño, de la habitación de los niños a la cocina, el hall o el comedor. Cada espacio es una oportunidad para viajar en el tiempo y observar su evolución.

El resultado es un viaje apasionante en el tiempo y una excelente oportunidad para observar de cerca cuanto nos rodea. Una reflexión detallada sobre lo mucho que nos ha costado alcanzar las comodidades actuales y un recordatorio tremendamente visual de la dureza de las condiciones en que vivían nuestros antepasados hasta ayer mismo.

El resultado es un viaje apasionante en el tiempo y una excelente oportunidad para observar de cerca cuanto nos rodea. Una reflexión detallada sobre lo mucho que nos ha costado alcanzar las comodidades actuales y un recordatorio tremendamente visual de la dureza de las condiciones en que vivían nuestros antepasados hasta ayer mismo.

Y también una celebración del genio humano y el merecido reconocimiento de esa legión de hombres emprendedores, perseverantes y decididos que con su esfuerzo y su talento han mejorado las vidas de millones de seres humanos. A la mayor parte de ellos ni los conocemos ni siquiera los hemos oído nombrar, pero son, sin duda, muchísimo más importantes que todos esos reyes, nobles y generales cuyos nombres conoces de sobra.

En casa es una lectura para degustar, tremendamente entretenida y reveladora. Un libro para los espíritus curiosos, tan ameno como las mejores novelas de suspense, pero muchísimo más sustancioso. Si eres curioso y te apasiona el mundo en el que vives, no lo dejes pasar. Me agradecerás el consejo.

 

Y tú, ¿has leído algo de Bill Bryson? 

 

 

 ¡Espera, no te vayas todavía! ¿Te ha interesado este artículo? Regístrate aquí para recibir las próximas entradas y novedades en tu correo. 

 

 

Compártelo:
Pin It

¿Te gusta lo que acabas de leer? Haz clic aquí para recibir las próximas entradas y novedades en tu correo. Y, como regalo de bienvenida, podrás descargarte mi novela El bando perdedor.