¡Felices lecturas en 2018!

Feliz2018 ¡Feliz año nuevo! 2017 ha visto cómo este blog se llenaba de lectores, curiosos y demás extraños personajes. Sí, hablo de vosotros. ¡A saber qué estábais buscando para caer en mis redes! Mejor no indago, no vaya a llevarme una sorpresa, pero los datos son tozudos: ya somos más de cinco mil los que cada mes nos pasamos por aquí para compartir lecturas.

Google Analytics me chiva de dónde sois: la mayor parte de España, claro, pero también, y en un número muy elevado, de México, Argentina, Estados Unidos, Colombia, Chile, Reino Unido, Alemania, Francia, Brasil... Incluso llegáis de China, Emiratos Árabes, Eslovaquia, Corea del Sur, Tailandia, Pakistán, Sudáfrica o Malasia. El mapa de vuestras procedencias cubre la casi totalidad de los países del mundo. Y eso, qué queréis, me llena de asombro y me hace pensar en el alcance universal de la literatura y en su poder para unir a las personas.    

Como es año nuevo, tengo excusa para ponerme sentimental: ha sido un verdadero placer disfrutar de vuestra compañía durante 2017. Solo espero que en este 2018 recién estrenado sigamos leyéndonos y encontremos entre todos un buen puñado de libros que nos hagan soñar, reír, asombrarnos, horrorizarnos, comprender, reflexionar, emocionarnos y disfrutar.

¡Que tengáis el año que deseáis!

Añadir un comentario

Leer más...

Malabarismos de escritor o cómo (sobre)vivir de la escritura en el siglo XXI

Malabarismos de escritor novela historicaA veces me pregunto si el día en que decidí dedicarme a escribir a tiempo completo estaba en mis cabales. Salvo un puñado de privilegiados, ¿alguien puede plantearse vivir de escribir novela histórica en este país?

Por supuesto, mi querida madre puso el grito en el cielo cuando se lo dije: cómo se te ocurre, como editor al menos te pagan un sueldo (a ella lo de que me dedicara al mundo de los libros nunca le hizo mucha gracia, siempre me vio más como diplomático, marino de guerra, presidente del Gobierno o, si no había más remedio, profesor. Qué ojo tiene la buena mujer. Si le hubiera hecho caso, a estas alturas seguiría dejándome explotar en el primer colegio en el que fui condenado a galeras, digo trabajé).

Añadir un comentario

Leer más...

Lo que se queda en el tintero

Lo que se queda en el tintero

Ya os he contado cómo surgió la idea de escribir La cruz de ceniza. Lo que nunca he contado es lo que sucedió después, una vez terminada.

Por primera vez, tenía en las manos una novela con posibilidades de ser publicada, escrita a cuatro manos con Luis Astorga. Mucho antes de poner el punto final, enviamos a varios agentes literarios, por correo electrónico, unos capítulos, una sinopsis y cuatro datos más. A las pocas semanas, dos agentes respondieron que estaban interesados. Me alegré, claro, aunque no me sorprendí demasiado: ¡estaba convencido de que la novela era estupenda!

Hoy, catorce años después y mucho más consciente de la gran cantidad de colegas que no consiguen agente ni editorial pese a ser espléndidos escritores, me doy cuenta de que la diosa Fortuna estaba aquel día de buen humor...

Añadir un comentario

Leer más...

Un paseo (medieval) por Santiago

Un paseo medieval por Santiago de Compostela

Aprovechando que estos días ha salido la edición del Círculo de Lectores de En tiempo de halcones, los chicos de Galiciaenteira.com (la mejor ventana a Galicia que vais a encontrar, os podéis ahorrar la búsqueda) me han hecho una vídeo entrevista para una de sus propuestas más originales: «Galicia con», una sección en la que algún personaje conocido (escritores, músicos, actores y demás fauna) nos lleva de paseo por una localidad significativa para él, bien porque sea de ahí, bien porque aparezca en sus libros o en sus obras, y nos va mostrando los lugares más interesantes del lugar. Es el caso del escritor Pedro Feijoo (Los hijos del mar, La memoria de la lluvia) con Vigo, del grupo Maryland con A Pobra do Caramiñal o del actor Rubén Riós con Riós, en la comarca de Verín, entre otros...

Añadir un comentario

Leer más...

La única forma de que funcione una novela

La unica forma de que funcione una novela

Llevo media docena de meses enfrascado en una nueva novela. Dicho de otra forma: llevo medio año viviendo en otro planeta. Dándole vueltas en la cabeza las veinticuatro horas del día a personajes, tramas, escenarios y conflictos, peleándome con el teclado y bordeando esa frágil frontera entre el mundo real y el de la imaginación. Atrapado por una historia que me tiene en vilo, que me fascina y que lucha por salir a la superficie.

A veces la escritura fluye a borbotones, violentamente, como si temiera quedarse atorada si no se apresura a llegar a la pantalla del portátil; otras se ralentiza, se queda sin fuerza y me obliga a detenerme y a dar largos paseos a la espera de que el subconsciente realice su trabajo. El otro día, comentando todo esto con un amigo, me decía que esas son las jugarretas de las musas, que la inspiración viene y va.

Pero no, qué va. Ni mucho menos.

Añadir un comentario

Leer más...